• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Venezolanos celebran el nacimiento de San Juan Bautista

Los tambores de San Juan son unas de las celebraciones más populares en el país / Archivo

Los tambores de San Juan son unas de las celebraciones más populares en el país / Archivo

La población de Curiepe que se encuentra en la región de Barlovento, estado Miranda, es el epicentro donde se desarrolla principalmente la festividad de San Juan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La población de Curiepe que se encuentra en la región de Barlovento, estado Miranda, es el epicentro donde se desarrolla principalmente la festividad de San Juan para rendir culto al nacimiento y velorio de San Juan Bautista.

La celebración de San Juan se realizan casi en todo el país, con actividades especiales en los estados: Lara, Falcón, Miranda, Yaracuy, Aragua, Carabobo, Distrito Capital, Guárico, Cojedes, Sucre y Vargas.

Los elementos de la tradición varían de una comunidad a otra. En Guatire, son las tamboras, el plato de peltre y las charrascas; mientras que en otras poblaciones es el mina acompañado de la curbata, la voz de los solistas alternados con el coro, junto al sonido de las guaruras y las maracas y el conjunto redondo.

Asimismo en la población de Curiepe, y que se dice fue la primera en ser fundada por negros libres en 1721, la fiesta se inicia el 23 de junio en la noche. Al inicio de la tarde, los tamboreros van “abriendo boca”, es decir, calentando la ejecución que aún no adquiere toda la vivacidad con el tambor mina y el curbata ubicados a un lado de la plaza.

Ya entrada la noche, en una casa cercana donde se encuentra la pequeña imagen en su nicho -bien adornada con papeles de colores, flores, telas y palmas- llegan los tocadores de tambor redondo y comienzan a tocar delante del santo para dar inicio al primer velorio. Más entrada la noche, se escucha el tambor mina en la calle y el tambor redondo en la sala.

El baile del mina es libre y algunos llevan maracas que hacen sonar, a veces se oye la guarura que, antiguamente, era reemplazada por el cacho. Durante toda la noche, suenan los tambores y era costumbre que antes del amanecer los barloventeños se bañaran en un río o arroyo cercano, acompañados de cantos malembe y ritmos de tambores redondo.