• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Venezolanos desbordaron la frontera para comprar comida y medicinas

Centenares de venezolanos pasaron a pie | Foto AFP

Centenares de venezolanos pasaron a pie | Foto AFP

“¡Estamos felices porque tenemos mercado, en Venezuela no hay nada!”, afirmó Tulia Somaza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como si se tratara de un éxodo, centenares de venezolanos pasaron a pie y en transporte público los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander para comprar alimentos, medicinas y artículos de aseo personal.

Muchos fueron acercados por agentes policiales desde la zona de frontera hacia los centros de compra, en vehículos habilitados para ello.

Desde el viernes, cuando voceros del gobierno venezolano dieron las primeras informaciones sobre la autorización de salida al vecino país para evitar confrontaciones físicas como las ocurridas el 5 de julio, se registraron las primeras movilizaciones al Táchira, no solo de andinos, sino de otros estados del país que buscaban llegar a Colombia para adquirir lo que escasea en Venezuela.

Más de 35.000 venezolanos cruzaron hacia Cúcuta, aseguró el director del Plan Fronteras para la Prosperidad del gobierno colombiano, Víctor Bautista.

“Es una cifra muy significativa y hasta el mediodía unas 10.000 ya habían regresado a Venezuela; esperamos que las demás lo hagan también de forma ordenada hasta finalizar el día”, detalló por teléfono.

El funcionario, delegado por la canciller colombiana, María Ángela Holguín, dijo que ante la masiva afluencia de venezolanos se tomó la decisión de ampliar el horario para que hicieran sus compras hasta las 8:00 pm, y si era necesario hasta la medianoche.

Desde las 6:00 am comenzó a avanzar la fila que se hizo por la acera cercada por una soga, los primeros metros, y a todo lo largo de la avenida hasta la redoma del cementerio, donde está la bifurcación de la vía hacia la localidad de Ureña.

“Al principio los tenían como parados pero empezó una especie de amotinamiento con consignas en contra del gobierno y a cantar Gloria al Bravo Pueblo y les abrieron el paso”, relató José Lizcano, habitante de San Antonio y testigo presencial.

A la mitad de las estructuras, piquetes de la Policía Nacional de Colombia controlaron a la muchedumbre para evitar tropiezos y el ingreso brusco al territorio neogranadino.

En Cúcuta fueron desplegados unos 300 uniformados, entre policías judiciales, antinarcóticos y de control del orden público, que organizaron a los consumidores y custodiaron especialmente los 2 más grandes centros de distribución de alimentos de esa ciudad.

César Rojas, alcalde de Cúcuta, informó que hoy convocarán a una reunión a los gremios de comerciantes para verificar si hay suficientes productos, ante la avanzada de compradores venezolanos.

“Este es un corredor humanitario. Así como en una época nosotros íbamos a Venezuela y comprábamos productos de allí, de esa misma manera tenemos que ser humanitarios y darles ese espaldarazo”, señaló Rojas.

Harina, aceite, papel. Los Silva vinieron desde Mérida y se organizaron para que unos esperaran en el vehículo a unas calles paralelas a la avenida Venezuela en San Antonio, mientras otros hacían fila para pasar los puntos militares de la aduana hasta llegar al puente Simón Bolívar.

No hubo muchas unidades de transporte público que hicieran los traslados desde La Parada y El Escobal hasta Cúcuta, y, mientras esperaban, los venezolanos se hicieron fotos con agentes de la Policía Nacional de Colombia, pasando los puentes, cambiando bolívares a pesos, verificando mercancía y comprando productos.

“La gente está feliz no porque les estén dando permiso sino porque se siente protagonista aquí en la frontera. Lo que se hizo el 5 de julio en Ureña se convirtió en multiplicador. La gente estaba decidida a pasar como fuera”, dijo Luis Guerrero. Contó que él que primero compraría arroz, azúcar, pasta, aceite y harina que no consiguen en Venezuela ni luego de largas colas. Luego buscarían papel higiénico y toallas sanitarias.

¡Gracias, gracias, gracias Colombia! Es uno de los comentarios de una mujer que pudo cruzar la frontera para comprar alimentos en Cúcuta.

“No tenemos comida, ni medicina y hay mucha inseguridad. Necesitamos que los países nos ayuden porque estamos sufriendo… venimos por champú, crema de dientes, arroz, leche, pañales y medicina…”, dijo otro venezolano.

“¡Estamos felices porque tenemos mercado, en Venezuela no hay nada! No hay ni medicina para los niños, que se están muriendo. La cúpula es la que tiene comida. Eso es mentira del presidente, que dice que hay comida”, afirmó Tulia Somaza.

Más barato. Pese a la debilidad del bolívar frente al peso colombiano, el cual oficialmente se transa en 291 pesos por bolívar, en las redes sociales algunos de los miles de venezolanos que cruzaron hacia Cúcuta para comprar productos aseguraron que los consiguieron a menor precio que en el país.

 “El gobierno venezolano acabó con las industrias que surtían al pueblo”, añadió un hombre, que también aseguró que aunque es costoso hacer mercado en Colombia, por la devaluación de la moneda venezolana, es “mucho más barato” que comprar en Venezuela a los bachaqueros.

Los comercios de Cúcuta no se dieron abasto para atender las compras de los venezolanos y quedaron desabastecidos.