• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El Venerable aún necesita un milagro que lo suba al altar

Feligreses oraron y pudieron tocar la tumba de José Gregorio Hernández en la iglesia Candelaria | Foto Manuel Sardá

Feligreses oraron y pudieron tocar la tumba de José Gregorio Hernández en la iglesia Candelaria | Foto Manuel Sardá

Devotos conmemoraron el 96 aniversario del fallecimiento de José Gregorio Hernández con oraciones y misas en la iglesia La Candelaria e Isnotú, en Trujillo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La capilla donde se resguardan los restos del doctor José Gregorio Hernández en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas, se abrió por primera vez después del remozamiento del año pasado para que los devotos pudieran estar más cerca del Venerable.

Ayer los feligreses no esperaban que las puertas de vidrio de la tumba de mármol donde yace Hernández estuvieran abiertas para conmemorar los 96 años del fallecimiento del médico. Uno a uno los devotos hacían cola para entrar, tocar el mármol, arrodillarse y persignarse frente al cuadro que pintó Orozco Pieretti en 2002 y que se muestra imponente detrás de la lápida.

Ramona Márquez, de 68 años de edad, acudió a dar gracias porque el año pasado dejó de tener los dolores que padecía por estar diagnosticada con artritis crónica, y a pedirle que la ayude a salir sana de una operación de prolapso. Le reza con fervor, pero considera que no es necesario hacer público sus testimonios a la Oficina de la Causa que busca un milagro comprobable científicamente para que Hernández sea beatificado.

Otros, como Amanda Rondón, prometió que si su hijo sobrevivía a los dos infartos que tuvo el 13 y 17 de este mes reportaría el milagro. Ayer su hijo fue dado de alta y acudieron los dos a prenderle una vela.

Monseñor Fernando Castro, vicepostulador de la causa de José Gregorio Hernández, reiteró que solo falta un milagro para que el médico sea elevado a los altares. Acotó que hay médicos ayudando a la causa para certificar los casos e instó a los devotos a enviar sus testimonios al correo electrónico causajosegregorio@gmail.com.

Castro desmintió que Hernández aún no sea beato porque otros cultos, como la santería, lo utilicen en sus ritos. “El  16 de enero de 1986 lo declararon venerable y eso quiere decir que se le reconoce su vida cristiana y que forma parte del patrimonio de la Iglesia Católica.  Si alguien quiere usarlo para unos fines que no son de la fe cristiana no se puede evitar, pero duele mucho porque eso es corromper la figura”, precisó.

En la iglesia de la Candelaria el cardenal Jorge Urosa Savino ofició una misa, mientras que en Isnotú, en el estado Trujillo, los devotos oraron en el santuario del médico.

El Dato
La Oficina de la Causa de José Gregorio Hernández recibe un testimonio al día. Según el vicepostulador de la causa, eso representa solo 1% de las vivencias que hay en el país para finalmente conseguir el milagro que hace falta para la beatificación del médico.