• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Van 12 semanas sin boletín epidemiológico

Ministra De Salud Nancy Perez fumigando en El Valle (2014) | Foto: Williams Marrero

Ministra De Salud Nancy Perez fumigando en El Valle (2014) | Foto: Williams Marrero

Min Salud omite indicadores necesarios para la toma de decisiones diagnósticas y el diseño de políticas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La falta de información estadística reina en el despacho de Nancy Pérez Sierra, ministra de Salud. Por lo menos 5 informes que deben ser elaborados periódicamente tienen una mora de entre 3 y 10 años en su entrega.

Por duodécima semana consecutiva el Ministerio de Salud omite la publicación del Boletín Epidemiológico Semanal que contiene las cifras de incidencia de

72 enfermedades de notificación obligatoria.

Hace una década se publicó el último Anuario de Natalidad, que recoge la cantidad de nacimientos en el país, dato que sirve de base para el cálculo de tasas relacionadas a la calidad de vida. El último Anuario de Mortalidad disponible recoge las causas de los fallecimientos de 2011. Sin embargo, existe la edición del año 2012 que no ha sido divulgada por Min Salud.

Tampoco se conocen los datos de morbilidad; el anuario más actualizado es el del año 2008. Allí se asentaron las causas que llevaron a cada venezolano a consultarse con un médico.

El epidemiólogo Luis Echezuría Marval, jefe del departamento de Medicina Preventiva y Social de la UCV, indicó que la omisión de datos afecta la toma de decisiones para el planteamiento de políticas públicas en salud y también incide en las decisiones diagnósticas que cada médico debe tomar cuando atiende a un paciente.

“El retardo es perjudicial para el propio ministerio. Afecta a los médicos que están obligados a dar recomendaciones sobre lo que ocurre. Tenemos dengue y chikungunya. Deberíamos tener información para orientar y conocer las regiones y edades más afectadas. Esa data es importante para el diagnóstico terapéutico, al no tenerlo, hay desorientación”, señaló.

Los indicadores epidemiológicos no se difunden desde 2008, mientras que los de mortalidad materna e infantil; y  el anuario de inmunizaciones desde 2009.

El especialista recordó que la Organización Mundial de la Salud basa sus decisiones y recomendaciones en la información que llega de cada país miembro: “Este silencio no es bien visto en el ámbito sanitario internacional. La OPS y la OMS tienen como filosofía la necesidad de conocer y llevar el pulso de la frecuencia y distribución de las enfermedades sujetas a denuncia y vigilancia. Es una condición de seguimiento periódico, para determinar las condiciones y posibilidades de responder a la población o evitar que se afecte lo menos posible”.

Sin embargo, Venezuela incumple con la divulgación de las cifras. La última vez cifra de afectados por el dengue y el chikungunya la ofreció el vicepresidente para el Área Social, Héctor Rodríguez, el 8 de diciembre. Ese día dijo que había 83.587 casos de dengue y 32.893 de chikungunya.

Datos ocultos. Min Salud detuvo la publicación de informes que fueron ordenados por Francisco Armada en 2014. Uno de ellos es el reporte de distribución de medicinas a los hospitales. Los últimos datos fueron divulgados en septiembre del año pasado. Entre el grupo de fármacos se encontraban antirretrovirales, psicotrópicos, surfactantes pulmonares, micronutrientes y suplementos nutricionales, carbamazepina, sueros orales, entre otros. 

Nueva omisión

El Reglamento Orgánico del Ministerio de Salud establece que el viceministerio de Redes de Salud Colectiva, conformado por las Direcciones de Epidemiología, Programas de Salud y Salud Ambiental, tienen a su cargo la vigilancia epidemiológica, el procesamiento y la difusión de datos epidemiológicos. Sin embargo, el mandato ha sido incumplido 3 veces.  Entre

2007 y 2008 se interrumpió la publicación del boletín semanal. El director de Epidemiología era José Luis Montiel, que actualmente ejerce como director general de Salud Ambiental. La situación se repitió en 2009 con la epidemia de influenza AH1N1.