• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Valencia conserva lugares para el disfrute en Navidad

El Parque Metropolitano de San Diego tiene varias áreas que despiertan el interés de niños y adultos | Foto: Tibisay Romero

El Parque Metropolitano de San Diego tiene varias áreas que despiertan el interés de niños y adultos | Foto: Tibisay Romero

Árboles iluminados, nacimientos, comida, bazares y música son opciones para aquellos que desean pasear en la época decembrina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El encendido del samán de la urbanización La Viña, en la redoma que conduce hacia el hotel Venetur de Valencia, se ha convertido en un ícono de la llegada de la Navidad en la capital carabobeña. Y es que por casi dos décadas se ha llevado a cabo de manera ininterrumpida esa tradición, que permite a las familias y a los amigos reunirse bajo el árbol iluminado a disfrutar.

“Lo que añoro de la época navideña es venir aquí y sentir esta brisa fresca en la noche. Además, es costumbre tomarnos fotos en familia, comer dulces y comprar algunos regalitos”, destacó Ana Rodríguez, que se acercó al sitio, procedente de su residencia en la urbanización Prebo.

“Lo que disfruto es poder salir de noche y estar en un lugar al aire libre porque eso ya no lo podemos hacer por la inseguridad. Aquí nos sentamos a conversar un ratico y a ver los niños contentos”, relató Susana Romero, madre de dos pequeños.

Los samanes. Esmeralda Mujica, habitante de La Viña y bióloga, dijo que los samanes forman parte de la vegetación propia del lugar. “La ciudad de Valencia fue creciendo y lo importante es que en la planificación urbana se dejaron ejemplares en cada uno de los sectores”, destacó Mujica, que es vocera ambiental del Consejo Comunal de La Viña I.

Indicó que en el caso de La Viña, los samanes se encuentran en las redomas, pues son especies muy grandes y pueden llegar a tener una cobertura vegetal de hasta 30 metros. “Están alejados de las edificaciones, con buena área de tierra, que no afecta aceras ni pavimento”, agregó.
Descartó que la iluminación que le colocan en diciembre pueda afectar el árbol. “Nos hemos dado cuenta a lo largo de los años, que los árboles no sufren un impacto que les deteriore su vida porque los samanes tienen una corteza bastante gruesa que los protege. Hay que recordar que estas especies son típicas de zonas muy calurosas, como el llano y la región norte de Venezuela. Además, las luces se encienden solamente en las noches”.

En Naguanagua. En el municipio Naguanagua también adornan un samán que crece en el área conocida como La Zona, en la avenida Salvador Feo La Cruz. Cada año se ilumina el árbol con más de 500.000 luces y se acondiciona el lugar como un parque decembrino para que las familias puedan disfrutar de conciertos, comida típica de la época y atracciones infantiles.

Este año habrá un bazar de Las Casas de la Alegría, donde las mujeres del municipio exponen sus creaciones de bisutería, orfebrería, adornos para el hogar, piezas de cerámica y artesanía, objetos navideños y dulces criollos. La idea es mantener la tradición para que continúe de generación en generación y permita reunir a las familias bajo el sentimiento de la natividad. Las atracciones permanecerán abiertas hasta el 1º de enero.
“Nos vemos en el samán de La Zona. Así nos dijimos en la mañana, en la universidad, y ahora nos encontraremos aquí”, dijo una joven estudiante que llegaba al sitio cuya entrada es gratuita.
“Esto es una delicia. Es un momento de desconectarnos del estrés diario y reír como los niños que aquí corren”, destacó Luisa Saavedra.

Parque metropolitano. El Parque Metropolitano del municipio San Diego es otra área que adecuan para la época navideña. El diseño incluye tres etapas: la primera es donde está el árbol de Navidad, la iluminación de los diferentes escenarios y el taller de movimiento. La segunda etapa tiene la Casa de Santa, escenarios iluminados y el parque infantil mecánico. En la última etapa está el bazar navideño, la tarima musical, feria de comida y un área de parques para niños.

“Vienes con los niños y los abuelos de la familia y todos la pasan bien. Se puede caminar, comer y sentir la alegría de la gente, a pesar de todo lo que pueda estar pasando. Por eso la Navidad es importante, porque nos vuelve a conectar con lo mejor de las personas”, refirió Aleida Marcano, en el Parque Metropolitano de San Diego.

Pedro Henríquez señaló que visita varios de los sitios que acondicionan para la Navidad en el área metropolitana de Valencia. “La idea es dar un paseo con la familia, salirse de la rutina diaria, de las preocupaciones y poner la mente en lo bonito y alegre de la música y las tradiciones navideñas”, refirió, mientras contemplaba el samán de Naguanagua.

“Es difícil salir de noche en este tiempo. Sin embargo, el hecho de que se rescaten tradiciones y se mantengan con los años nos alegra como familia y como carabobeños. Por eso me contenta que año tras año tengamos espacios como el del samán de La Viña”, destacó Ana Rodríguez.