• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Tribunal caraqueño falló en contra de mujeres afectadas con prótesis PIP

Mujeres con implantes de prótesis de la firma francesa Poly Implant Prothése | OMAR VELIZ / EL NACIONAL

Mujeres con implantes de prótesis de la firma francesa Poly Implant Prothése | OMAR VELIZ / EL NACIONAL

El abogado de las afectadas dijo que la parte demandante no fue oportunamente convocada. Pedirán al TSJ una solicitud de avocamiento para que asuma el caso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un tribunal de Caracas desestimó la demanda de centenares de mujeres contra los comercializadores de los implantes franceses PIP en Venezuela, una decisión que fue apelada por el abogado de las afectadas porque la audiencia se realizó en su ausencia, según informó éste a la AFP.

La jueza Carolina García Cedeño, del juzgado noveno de Primera Instancia Civil de Caracas "declaró desistido el recurso por ausencia de (una de) las partes" durante una audiencia celebrada el miércoles y a la que la parte demandante no fue convocada "oportunamente", aseguró el sábado a la AFP el abogado Gilberto Andrea, representante de centenares de venezolanas portadoras de los implantes mamarios PIP.

Sin embargo, la causa "no está cerrada ya que la sentencia que ella dictó no es firme porque nosotros la impugnamos", agregó Andrea, que explicó que introdujo "una solicitud de avocamiento ante el Tribunal Supremo de Justicia" para que éste asuma el caso y desestime la decisión tomada por García Cedeño.

Igualmente señaló que pedirá "la destitución de la jueza porque violó el sagrado derecho a la defensa al llevar a cabo una audiencia de juicio en ausencia de la parte demandante y permitiendo a los demandados exponer sus alegatos sin un contrapeso".

Andrea presentó en enero un recurso de amparo contra los comercializadores de las prótesis PIP en Venezuela, en representación de unas 500 demandantes, a las que se han ido sumando más portadoras de estos implantes sospechosos de provocar cáncer.

En esa demanda, se exigía a las comercializadoras que asumieran los costos de la extracción de los implantes y de la colocación de otros nuevos de calidad.

Por su parte, las empresas demandadas negaron ser "responsables de los procedimientos y productos utilizados por el fabricante Poly Implant Prothese" (PIP), ni de "las consecuencias derivadas de los defectos de fábrica de unos productos certificados por las autoridades sanitarias francesas".

Las empresas Galaxia Médica, Multindustrias Médicas Multimed, Locatel Servicios, Farmacias Locatel y Locatel Franquicias consideraron además en un comunicado que la acción judicial en su contra era "infundada" y destacaron que contaban con los permisos sanitarios necesarios para la venta de las prótesis.

Tras el escándalo mundial que estalló en diciembre por los potenciales efectos cancerígenos de los PIP, el gobierno venezolano anunció que retirará los implantes sin costo a las mujeres que lo soliciten.

Según el ministerio de Salud de Venezuela, unas 33.000 mujeres son portadoras de las prótesis en este país, donde se realizan unas 40.000 mamoplastias de aumento al año.

PIP, que en 2010 quebró ante reiteradas denuncias de rupturas de sus prótesis, producía 100.000 implantes al año y exportaba casi el 84% de su producción, sobre todo a Sudamérica, España y Gran Bretaña.