• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Trabajadores de Superenvases de Polar protestaron por segunda vez esta semana

En la planta se producen las latas y tapas de aluminio para todas las bebidas de la empresa. “Tememos perder nuestros empleos”, dijo el sindicalista José Ruiz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de 49 días de paralización de la planta de Superenvases de Polar, en Valencia, por la falta de materia prima, sus trabajadores salieron a protestar ayer miércoles en la mañana, por segunda vez esta semana, porque les angustia que se cumplan 60 días sin que se haya reactivado la producción de latas y tapas para bebidas de este conglomerado.

José Ruiz, secretario general del sindicato, explicó que la preocupación es que después de los dos meses de suspensión laboral y de acuerdo con lo que estipula el artículo 73 de la Ley Orgánica del Trabajo, los beneficios económicos quedarían suspendidos para los 250 trabajadores que tiene la planta. También hay 100 trabajadores indirectos. “Dejaríamos de cobrar la compensación salarial equivalente al salario mínimo, también dejaríamos de recibir la cesta de comida, el cheque cesta y estaríamos a la buena de Dios, sin tener sustento para nuestros familiares”, añadió.

La planta está paralizada desde el 29 de julio debido a que se agotaron los inventarios de aluminio que requieren para fabricar las tapas y las latas. En el caso de las tapas, el aluminio viene de Alemania y el de las latas llega de Brasil. 70% de la materia prima es importada.

“Tememos perder nuestros empleos”, recalcó Ruiz, que estaba acompañado de numerosos trabajadores que se mantuvieron varias horas en la protesta a las puertas de la planta.

En esta industria se pueden elaborar 120 millones de latas y 40 millones de tapas mensuales, las cuales son distribuidas en las diferentes líneas de bebidas de Polar. En este momento llevan casi dos meses sin proveerles estos envases a las líneas que producen refrescos, maltas, jugos, té y cervezas.

Ruiz dijo que existe la posibilidad de que traigan de México un lote de tapas ya hechas, pero igual para esa importación se requieren divisas que deben ser aprobadas por el gobierno. Además, si se pudiera efectuar la compra de estas tapas llegarían al país en cuatro o cinco semanas. Calcula que con 200 toneladas de aluminio podrían comenzar la producción de tapas y latas.

Los trabajadores reiteraron su petición de que se agilicen la asignación y liquidación de dólares a los proveedores para volver a sus puestos. Esperan reunirse el lunes con la empresa para saber cuál será su futuro. “En casos similares les han dado a los trabajadores un cheque cesta que equivale a 3.150 bolívares que es insuficiente”, expresó José Ruíz.