• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Tocorón: ¿Un sitio de reclusión o un resort?

Restaurante <i> El sazón del hampa </i> dentro de Tocorón | Foto cortesía de Runrunes.es

Restaurante El sazón del hampa dentro de Tocorón | Foto cortesía de Runrunes.es

El penal cuenta con discoteca, centro hípico, banco, piscina y parque infantil, gallera, restaurantes, campo de béisbol, gimnasio, tiendas de ropa, tres canchas deportivas, zoológico y bodegas con los productos que escasean, según un trabajo de Runrunes.es

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón, se mantiene como territorio independiente, donde prevalecen los privilegios para los presos que cumplen su condena. Los líderes o “pranes” manejan sus negocios sin ningún tipo de control por parte de las autoridades, y han logrado levantar una infraestructura recreativa que podría ser envidiada por cualquier resort vacacional.

En el penal, que se hizo popular por tener una de las “mejores” discotecas del país, Disco Tokio —recién remodelada— también tiene vende-paga (centro hípico), banco, piscina, gallera, restaurantes, campo de béisbol, bodegas, gimnasio, tiendas de ropa, cancha de futbolito y baloncesto, y hasta un zoológico de contacto -que entre sus animales más preciados tiene dos ponies-, reseñó la Unidad de Investigación de Runrunes.es.

Aunque no es ni la primera o ni única cárcel que cuenta con una piscina para sus internos —la cárcel de San Antonio en Margarita también tiene la suya—, lo que sí es cierto es que la de Tocorón es de las más recientes y fue concluida y puesta en funcionamiento hace pocos meses. La falta de cemento y cloro, el costo de las baldosas y otros insumos no fue impedimento para que trompos y otras maquinarias de construcción trabajarán al ritmo que marca el dinero que mueven los “pranes”.

Después de pasar dos puestos de control de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y recorrer parte de la calle principal, que da acceso al penal, los visitantes de Tocorón también consiguen tiendas de ropa y bodegas en las que no hay colas ni escasez de productos, como en los abastos Bicentenario. “Aquí adentro se pueden comprar compotas, pañales, toallas sanitarias, champú, detergente, jabón de baño o lo que quiera”, dijo el familiar de un recluso, que prefirió no dar su nombre.

En el estadio con frecuencia se realizan campeonatos de softbol y béisbol, con la participación de equipos externos femeninos y masculinos. No se sabe quién autoriza el ingreso. Pero estos visitantes reciben un trato especial. No son requisados y solo les piden mostrar las cédulas de identidad. Luego son escoltados por presos armados hasta al final de las extensas instalaciones del penal, reveló un visitante, que pidió mantener su identidad en reserva por seguridad.

Lea el trabajo completo de la Unidad de Investigación de Runrunes sobre la cárcel de Tocorón aquí