• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Tachirenses quieren dejar la escasez en 2014

La elaboración de los muñecos comenzó hace un mes | Foto: Eleonora Delgado

La elaboración de los muñecos comenzó hace un mes | Foto: Eleonora Delgado

El rito de la quema del año viejo cumple 38 años en la entidad. Además del desabastecimiento y el bachaqueo quemarán hoy muñecos alusivos al chikungunya

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año la decisión fue unánime en la carrera 4 de Los Politiqueros en el sector La Concordia en San Cristóbal: el chikungunya, el desabastecimiento y el bachaqueo de productos hacia Colombia arderán hoy con los muñecos que simbolizan las cosas malas que se quieren dejar en el año que termina, una tradición que cumple 38 años en la zona.

Hace un mes empezaron a armar los monigotes con materiales de reciclaje, alambres y trapos. Un bachaco de más de dos metros de alto que lleva una carretilla con empaques harina, aceite, azúcar, sal, leche, papel higiénico, mayonesa, mantequilla, difíciles de conseguir en el país, pero abundantes en el país vecino, espera hoy la hoguera. También elaboraron un muñeco con cara demacrada acompañado de un zancudo transmisor del chikungunya, fiebre que ha afectado a buena parte de los tachirenses.

“Este año ha habido desabastecimiento de comida, de medicinas, de cabilla, de cemento no solo en Táchira sino en todo el territorio nacional. La pólvora ha estado este año muy cara, pero la gente nos ha colaborado. Hemos ido casa por casa, negocio por negocio y a la media noche haremos la quema”, relató Enrique Labrador, de la cuadra Los Politiqueros.

De las cenizas del año viejo también florecen planes. En 2015 tienen pensado integrar una fundación para mantener la tradición y sumarse a otras actividades.

En la octava transversal de San Cristóbal, la familia Flórez levantó una sala quirúrgica que emula la crisis que dejó la escasez de insumos médicos y la abundancia de chikungunya, que varios miembros del grupo familiar padecieron. “No hay cauchos, no hay baterías, no hay medicinas pero sí hay chikungunya”, se lee en un letrero. En otros sectores de la ciudad construyeron figuras del Chavo del 8 y del Chapulín Colorado, personajes que se despidieron en 2014.