• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El TSJ no garantiza solución integral a la crisis del Hospital de Niños

Muchas áreas del hospital se utilizan como depósitos de mobiliario inservible | William Marrero

Muchas áreas del hospital se utilizan como depósitos de mobiliario inservible | William Marrero

La Defensoría del Pueblo, a través de una mesa técnica, avanza en acuerdos entre los actores involucrados para afrontar deficiencias de infraestructura, insumos y personal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La posibilidad de que la crisis del Hospital de Niños J. M. de los Ríos se resuelva en virtud de una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia parece remota por tres razones: 1) No ha sido suficiente que una instancia de control le ordene al Ministerio de Salud la atención integral de las deficiencias de infraestructura, personal e insumos, pues la Contraloría General de la República lo hizo en agosto de 2014 sin resultados satisfactorios; 2) Porque el criterio establecido por la Sala Constitucional y que prevalece desde 2004 niega el control judicial de las políticas públicas y, en específico, en materia de salud; y 3) Porque en los últimos 9 años, el TSJ no ha dictado ni una sentencia contra el gobierno, como se precisó a través del estudio realizado por la asociación Un Estado de Derecho, luego de revisar 45.474 fallos.

Sin embargo, el máximo tribunal debe pronunciarse sobre el indetenible deterioro del J. M. de los Ríos, pues la acción de protección que intentaron las ONG Cecodap, Provea, y Luz y Vida, en mayo del año pasado, fue remitida a la Sala Constitucional por declinatoria de competencia del Tribunal Séptimo de Mediación y Sustanciación de Niños, Niñas y Adolescentes de Caracas, a cargo de Dagiely Palma.

El 26 de mayo de 2004, mediante la sentencia 1.002, la Sala Constitucional declaró sin lugar una solicitud de amparo interpuesta por la Federación Médica Venezolana para garantizar la dotación de insumos a los centros públicos de salud. El hecho de que justamente en esos días hayan muerto varios niños en el J. M. de los Ríos no perturbó a los magistrados a la hora de señalar que “la cuantía de los presupuestos, su distribución y la consignación de las cantidades necesarias para que los servicios de sus respectivas competencias estén dotados de los medios personales, financieros y materiales que posibiliten una prestación eficiente es netamente política (…) y, por tanto, imposible de ser objeto de amparo constitucional”.

Lo más grave de la sentencia 1.002 es que, en forma genérica, niega la posibilidad de reclamar ante los tribunales las violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales, en la medida en que todos ellos están relacionados con políticas públicas. Hace casi once años, la Defensoría del Pueblo, a través de la Consultora Jurídica del organismo para la época, Luz Patricia Mejía avaló la decisión del TSJ que rechazaba la posibilidad de obligar al Estado a resolver la crisis de los centros públicos de salud y que, de esa manera, cumpliera con su deber de garantizar el derecho a la salud.

La jurisprudencia restrictiva del TSJ se reiteró el 18 de junio de 2012, cuando la Sala Constitucional negó la posibilidad de que el Ministerio de Salud rindió cuentas sobre las irregularidades en la compra de medicamentos a Cuba, que había sido descubierta por la Contraloría General de la República.

Nueva lógica

El director de Atención al Ciudadano de la Defensoría del Pueblo, José Ángel Rodríguez, asegura que desde que Tarek William Saab está al frente del organismo, se ha institucionalizado una “nueva lógica”, que consiste en sumar los esfuerzos de todos los actores involucrados en la promoción y defensa de los derechos humanos. A diferencia de sus predecesores, Saab pretende contar con el apoyo de las organizaciones no gubernamentales.

Ejemplo de esta nueva estrategia es la participación del Centro Comunitario de Aprendizaje, una de las tres ONG que emprendió la acción de protección a favor de los niños del Hospital de Niños, en la mesa técnica que convocó el organismo. En las tres primeras sesiones se ha avanzado en un acercamiento entre representantes del Ministerio de Salud, la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario, la directiva del hospital, la sociedad médica, el Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas, el Ministerio de Educación, el Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y el Gobierno del Distrito Capital.

“A partir de ese diagnóstico y de la articulación de todos los actores involucrados en el problema, que es de carácter estructural, pretendemos identificar responsabilidades, asignar tareas y establecer plazos para el cumplimiento de metas a corto, mediano y largo plazo”, explicó el director de Atención al Ciudadano.

Se han realizado tres sesiones y a partir de la segunda se incorporaron representantes de cada uno de los servicios del hospital para afinar el diagnóstico de necesidades.

En materia de infraestructura, la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario se comprometió a organizar las labores de mantenimiento preventivo y correctivo, así como coordinar más eficientemente las acciones de todos los organismos del estado requeridos para culminar las remodelaciones.

En cuanto a la dotación de insumos y medicamentos, ya la dirección del hospital y los jefes de servicio validaron las listas de requerimientos. El Viceministerio de Hospitales asegura que dispone de 90% de lo que se necesita para un primer nivel de emergencia, relacionado con labores cotidianas del J. M. de los Ríos. Un segundo nivel de dotación se resolvería con la regularización del circuito de suministro: los primeros cinco días de cada mes, la dirección del hospital enviará al Ministerio de Salud la lista de los insumos y medicamentos para prestar eficientemente la atención especializada que debe ofrecerse en el hospital.

En la mesa técnica se admite que las deficiencias de personal son más complejas de resolver, pues las exigencias salariales y de seguridad social están determinadas por las reivindicaciones de los distintos gremios involucrados. En ese sentido, se planteó la necesidad de que el Ministerio de Salud diseñe y ejecute un plan especial de captación y desarrollo del recurso humano.


90% de los medicamentos e insumos para las actividades cotidianas del J. M. de los Ríos está disponible, asegura el Viceministerio de Hospitales