• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Sólo tres vigilantes custodiaban la UCV cuando ocurrió el robo

Desmantelada la videoteca Margot Benacerraf/Omar Véliz

Desmantelada la videoteca Margot Benacerraf/Omar Véliz

Por vacaciones del personal de seguridad no se pudo frustrar el desvalijamiento de por lo menos cinco áreas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De 200 funcionarios de seguridad que prestan servicio en la Universidad Central de Venezuela, sólo 3 estaban de guardia el 2 y 3 de enero, cuando se presume ocurrieron actos vandálicos en el recinto académico.

Cecilia García Arocha, rectora de la UCV, detalló que para ambas fechas el resto del personal estaba de vacaciones. Por tanto, las instalaciones quedaron indefensas ante este ataque indiscriminado, que causó daños por 300.000 bolívares, según cálculos preliminares de las dependencias afectadas.

Se trata de la oficina de auditoría interna, el Jardín Botánico, la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales y el comedor y la Dirección de Deportes, donde robaron y dañaron equipos de trabajo. En la videoteca de la Escuela de Artes hurtaron 16 monitores.

“Por orden del Ministerio de Trabajo, casi todo el personal activo estaba de vacaciones. Desde la Dirección de Seguridad se intentó que los vigilantes se turnaran para el disfrute de sus días libres, pero ellos prefirieron retirarse al mismo tiempo. Por eso exhortamos al ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, a que cumpla su palabra de que se colocarán puntos de control en la institución que, sin violar la autonomía universitaria, impidan el acceso o la escapatoria de quienes quieran arremeter contra la universidad, tal como ocurrió en este caso. Por eso esperamos que el TSJ derogue la medida que impide colocar el portón de seguridad para impedir que se repitan estos hechos”, emplazó García Arocha.

La declaración coincide con el parte ofrecido por Daniel Rivero, director de Seguridad de la UCV: “¿Cómo puedo yo impedir el derecho constitucional de vacaciones de unos trabajadores? Eso quiere decir que no hubo capacidad de respuesta por una debilidad en recursos humanos. Además, es necesario reforzar la vigilancia con 100 hombres más”.

Como otra limitación, Rivero señala que cada facultad tiene su propia coordinación de vigilancia, cuyos trabajadores toman vacaciones de acuerdo con la planificación de cada  área.  “Invito a los decanos a unificar criterios en políticas de seguridad. O nos contradecimos o no somos tan efectivos, pues ¿quién es el que pierde? El estudiante?”.

 

Piden cámaras. Rivero propone establecer un mecanismo de videovigilancia para evitar que se repita el caso: “Ante el Consejo Universitario ya presentamos el proyecto de un valle electrónico magnético, que automatizaría el acceso desde Plaza Venezuela. Eso permitiría controlar el acceso sin afectar la entrada al Hospital Universitario”.

Sobre la videoteca Margot Benacerraf, el director de la Escuela de Artes, Juan Francisco Sanz, aclaró que no fueron robados los archivos. “Pero sí 16 monitores pantallas planas. No llevaron consigo los materiales de video, pues todo el material se suministra a través de un servidor interno, vía redes. La situación de la vigilancia es crítica. Nuestra escuela no tiene vigilantes desde hace tres años”, explicó el académico, que no pudo precisar el monto del daño. Por su parte,Yajaira Sánchez, encargada del comedor de la UCV, declaró los delincuentes ingresaron a área por dos boquetes que abrieron en la puerta de vidrio y una ventana. “El 2 de enero ingresaron a la sala de comensales. Ahí tomaron los extintores y vaciaron toda la espuma”.

 Belmonte repudia agresión

Mediante comunicado, el secretario académico Amalio Belmonte fijó postura: “desde la condición de docente, ciudadano y autoridad universitaria rechazo de la manera mas categórica la acción brutal contra la primera institución de educación superior de Venezuela”.

Añadió que esta agresión se suma “al conjunto de hechos violentos de los últimos 4 años, sin  justificación o razón alguna, los cuales hemos y denunciado sin ambages ante la opinión publica y ante los organismos correspondientes. Junto a mis compañeros del equipo rectoral, los decanos y todos los organismos de cogobierno, mantendremos la firmeza habitual en defensa de nuestra UCV”.

 Reacciones estudiantiles. Para Enver Conde, consejero universitario de la UCV, la institución debe unificar criterios de vigilancia. “Desde mi punto de vista, las facultades no pueden funcionar como archipiélagos dentro de la institución. Es necesario que exista una sola dirección de seguridad, que a su vez emane los lineamientos sobre las escuelas. Por el momento estamos espernado un informe detallado para conocer a cuánto ascienden los daños materiales”.

No faltaron las manifestaciones de solidaridad. Desde las universidades Santa María y Católica Andrés Bello se condenó la agresión. Wolfang Villalba, consejero estudiantil de la USM, asoció este hecho a la indefensión que vive cada ciudadano víctima del hampa.

“Apoyamos absolutamente a nuestros compañeros ucevistas, que en reiteradas ocasiones son blanco de ataques, por situaciones que no escapan de la realidad que enfrenta el país en materia de seguridad. Ya en nuestra institución hay antecedentes de robos en el transporte estudiantil y dentro de las aulas de clase. Por eso comprendemos lo que ahora ellos están enfrentando”.

Su par de la UCAB, Ana Karina García, también se pronunció al respecto. “Apenas conocimos del caso nos reunimos para evaluar distintas acciones de apoyo a favor de la UCV. Aunque en nuestra casa de estudios no son reiterados los casos de violencia, queremos que la cultura de paz se instaure en todas las universidades. Consideramos que para transformar el país, debemos fomentar la convivencia desde nuestros propios espacios”.