• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Sistema educativo presiona botón de emergencia

La caída de la matrícula del sistema escolar con respecto a la población, bajos sueldos de maestros y profesores universitarios, deficiencias en programas sociales, problemas de infraestructura y de calidad educativa son algunas de las preocupaciones que enumeran / Manuel Sardá

La caída de la matrícula del sistema escolar con respecto a la población, bajos sueldos de maestros y profesores universitarios, deficiencias en programas sociales, problemas de infraestructura y de calidad educativa son algunas de las preocupaciones que enumeran / Manuel Sardá

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela también pidió declarar la emergencia nacional universitaria por falta de presupuesto para las casas de estudios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace un mes organizaciones vinculadas a la educación introdujeron un documento ante la Asamblea Nacional en el que exponen aspectos críticos para argumentar la declaratoria de la emergencia educativa. La caída de la matrícula del sistema escolar con respecto a la población, bajos sueldos de maestros y profesores universitarios, deficiencias en programas sociales, problemas de infraestructura y de calidad educativa son algunas de las preocupaciones que enumeran.

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela también pidió declarar la emergencia nacional universitaria por falta de presupuesto para las casas de estudios.

Caída en la matrícula

En el año 2006 el porcentaje de la matrícula del sistema escolar educativo –incluyendo todas las modalidades y, a partir de 2003, las misiones educativas– respecto a la población era de 51,6%; es decir: de 27.030.136 habitantes, 13.954.105 formaban parte de la escolaridad. Nueve años más tarde la cifra cayó a 35%, de 30.620.404 habitantes en 2015, solo 10.662.641 están en el sistema educativo. Para Bravo, desde 2003 existe un estancamiento del sistema, particularmente desde la iniciativa oficial. 

Elevada misión, bajos sueldos

Un profesor universitario titular a dedicación exclusiva tiene que ganar 5 veces su sueldo para comprar la canasta básica familiar que cuesta 176.975,4 bolívares, según el Centro de Documentación de Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros. Este año, debido a retrasos en el pago de la quincena, han paralizado actividades como medida de protesta. Un docente VI, de 36 horas a la semana y 3 bonos, requiere de 3 veces su salario para el mismo fin. Los educadores afirman que sus bajos ingresos se traducen en una falta de valoración de la profesión, que los desmotiva y empuja la migración. La APUCV cuenta 1.000 docentes de la UCV, la USB y la UCAB que se han ido del país en los últimos 5 años.

Calidad e ideologización

La última evaluación del sistema educativo en Venezuela, por un órgano internacional, ocurrió en 2003 e investigadores denunciaron que los resultados no se publicaron. Hace 2 años el gobierno impulsó la Consulta Nacional para la Calidad Educativa, pero de acuerdo con Nacarid Rodríguez, especialista en diseño curricular, el estudio no arrojó medidas para que fueran implementadas. Agregó que formar directores y abrir concursos para ese cargo es fundamental para potenciar la calidad del aprendizaje. La carga ideológica para una sola corriente de pensamiento en libros y otras herramientas también es motivo de preocupación para especialistas.   

Gratuidad comprometida

Denuncias en los últimos 3 años han reflejado la mengua del Programa de Alimentación Escolar del Estado. Olga Ramos, miembro de Asamblea de Educación, alertó que el hecho de que maestros y comunidad contraten de su bolsillo camiones para buscar la comida en Mercal o Pdval –cuando antes el Ministerio de Educación llevaba los recursos a las escuelas– compromete la gratuidad de la educación. Dificultades para reponer cocinas, refrigeradores y utensilios también entorpecen el desarrollo del plan.

Más infraestructura, menos inseguridad

Universidades nacionales y privadas han reportado en 2015, y lo que va de año, reiterados robos de equipos e insumos que comprometen la enseñanza y la investigación. El hurto de materiales en las escuelas también ha sido reseñado en los medios de comunicación. Organizaciones educativas aseguran que se deben llevar a cabo planes de mantenimiento de las instituciones de manera constante. La construcción, en nuevas escuelas donde realmente son requeridas, es prioridad. En diciembre de 2014 el Foro Cerpe calculó que el país necesita más de 3.000 planteles para cubrir el déficit. En 2015, según la memoria y cuenta, se construyeron 27.