• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El Santa de la Cota Mil llegó más temprano este año

Santa en la Cota Mil | Fotografía: Omar Véliz / El Nacional

Como todos los años, la presencia de San Nicolás causó retrasos en el tránsito | Omar Véliz / El Nacional

Ramón Canela, que tiene más de 10 años dando la bienvenida a la Navidad en la avenida Boyacá, decidió adelantar su visita. Piensa regresar el lunes a la avenida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ramón Canela dejó que su barba creciera desde julio. Ayer desempolvó el traje de San Nicolás, que combina con el blanco de su vello facial, y se paró a saludar a los conductores que transitaban por la Cota Mil, a la altura de Boleíta, desde las 5:00 am.

El ritual lo repite desde hace más de 10 años, cada 1° de diciembre, pero una emergencia familiar, por la que viajará a Europa, lo obligó este año a anticipar la tradición: “Había pensado en adelantarlo porque este año el 1° cae sábado, ese día no hay colegio, entonces no me hubiesen podido ver los niños. Después se me presentó un viaje urgente y no me quedó más remedio”.

Canela es de la provincia de Lérida, España, y vive en Venezuela hace más de 50 años. Es huérfano y decidió vestirse de San Nicolás para retribuir el apoyo que recibió en épocas más difíciles. “Esta es una forma de dar cariño, amor y felicidad a otras personas. Nada de esto es comercial. Los abrazos y besos que me lanza la gente me hacen inmensamente feliz”, dijo.

Su presencia, como todos los años, causó congestionamiento del tránsito en la avenida Boyacá debido a que los conductores se detenían a tomarle una fotografía o a saludarlo. Además de besos y saludos, otros conductores expresaban su molestia pidiéndole que cambiara el ritual para los domingos. Canela no hace caso a los señalamientos. En lugar de eso, afirma que, posiblemente, el próximo lunes 26 de noviembre repita la experiencia. “Lo estoy pensando; la Policía Nacional me dijo que ese día podían enviar una patrulla a ordenar el tránsito mientras yo saludo a los niños”.

A diferencia de los adultos, los chiquillos se mostraban más entusiasmados ante la presencia del San Nicolás criollo: “Muchos pedían a sus padres que los dejaran bajarse de los carros para ir a saludarlo”, afirmó un conductor que presenció el espectáculo.

Canela espera poder visitar un asilo de ancianos localizado en Los Dos Caminos antes de viajar a Europa. Regresará a Venezuela en enero. Para entonces, ya se habrá rasurado la barba.

El dato

Ramón Canela tiene 81 años de edad. Para disfrazarse cuenta con tres trajes de San Nicolás. Uno lo compró en Hamburgo, Alemania, y los otros dos los adquirió en Barcelona, España. Después de su parada en la Cota Mil, participó en una exposición de yates en el centro comercial San Ignacio. “Para que vean que Santa ha prosperado económicamente”, bromeó.