• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

San Juan Bautista salió de su casa para que lo celebraran

El templo estuvo decorado con matas de plátano y palma, y durante la ceremonia un niño representó a san Juan Bautista

El templo estuvo decorado con matas de plátano y palma, y durante la ceremonia un niño representó a san Juan Bautista | Foto Alejandro Hernández

La fiesta del san Juan de Curiepe comenzó el 23 de junio. El pueblo mirandino festejó ayer el nacimiento del santo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una sola vez al año, para celebrar su nacimiento, san Juan Bautista va a la iglesia. En Curiepe el santo vive en la casa de la familia Tovar, que es la responsable de su custodia. El santo niño no va solo. Su cumpleaños es una fiesta de rojo y blanco, tambores y canto.

Carmen Piña, responsable de proteger la figura junto con Valentín Tovar, afirma que se trata de una celebración a la que asiste gente del mundo entero. La imagen de madera tallada se encuentra bajo el cuidado de los Tovar desde hace tres siglos, pero del 23 al 25 de junio el santo se le cede al pueblo que, de todas formas, ya lo siente suyo.

La eucaristía comenzó alrededor de las 10:00 am en la iglesia Nuestra Señora de Altagracia. La misa se distingue porque las oraciones y hasta el saludo de la paz se cantan al ritmo de la música tradicional de la población mirandina. El templo estuvo decorado con matas de plátano y palma, y durante la ceremonia un niño representó a san Juan Bautista.

A las 12:00 pm, cuando el sol estaba en su punto más alto, surgió el santo del templo cuya salida la anunciaron las campanadas de la iglesia y el retumbe de la mina. Ese es el momento de mayor algarabía. Los pañuelos rojos ondearon en el aire y a la figura le lanzaron arroz, lentejas y caramelos mientras emprendía su camino hasta la casa de la familia Alvarado donde desde hace 30 años le preparan una velada.

Desde que la imagen sale de la iglesia y hasta el amanecer de hoy, Milagro Blanco no para de cantar. Es una de las maestras del pueblo y tiene tres décadas cantándole a san Juan, “hasta que el cuerpo aguante”, dice.

“A san Juan Bautista se le puede pedir de todo, excepto pareja. Si te la concede te traerá una diferente todos los años”, aseguró Blanco, a quien el santo le concedió salud y una vivienda.

Milagro Blanco sufrió un accidente de tránsito bastante grave en noviembre de 2013 y gracias a él ahora está bien, afirma.

El peregrinar de la imagen no cesó en la casa de los Alvarado. A las 6:00 pm el canto de malembe lo acompañó hasta la Casa de la Cultura donde pasó la noche.

El pueblo se prepara hoy para continuar la tradición hasta el Encierro de la figura y su regreso a la casa de los Tovar.