• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

¿Sabes reconocer tu capital erótico? Úsalo en tu beneficio

Capital Erótico / El Mercurio/Chile/GDA

Capital Erótico / El Mercurio/Chile/GDA

La socióloga inglesa Catherine Hakim entrega las claves para administrar este activo personal que asegura mejora relaciones sociales y laborales. Y sin culpa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


“Las personas atractivas destacan: llaman la atención, atraen y predisponen positivamente”, afirma la socióloga Catherine Hakim en su libro “Capital erótico. El poder de fascinar a los demás”.

Su tesis se basa en que vivimos en una sociedad sexualizada e individualista, donde es evidente que el buen uso del atractivo físico abre puertas y es una herramienta valiosa como, por ejemplo, encontrar pareja e incluso, tener mejores empleos y relaciones laborales.

Esta teoría surge al revisar los otros “capitales” que han surgido a raíz de la visión económica que tiñe el cotidiano como el “capital humano”, “capital social” y por supuesto, el “capital económico”.

Para ella el “capital erótico” es el cuarto activo personal. “Un activo al que hasta ahora no se hacía caso, aunque la vida cotidiana está llena de recordatorios sobre su importancia”.

Sin embargo, el capital erótico no es una ventaja de género, aunque dice que las mujeres poseen más que los hombres y que ellos niegan su existencia y valor.

Además, señala que de acuerdo a la investigación realizada, éstos habrían tomado medidas para que las mujeres no se aprovechen legítimamente de esta ventaja, infundiendo mala conciencia al respecto, al igual que ciertos grupos feministas.

Entonces, la socióloga británica experta en teorías sobre el posicionamiento de la mujer en la sociedad, plantea que es momento de trabajar con este capital, al igual que se potencia el patrimonio económico, académico o social. "Dado que funciona, debería usarse sin sentimiento de culpa, y es un potencial que no depende de la clase social".

Su análisis exalta que “las personas dotadas de atractivo físico y social tienen una ventaja, una gracia que les puede ir muy bien en todos los aspectos de la vida, y en todas las ocupaciones”.

En el capital erótico, escribe la autora de esta investigación, se aúnan la belleza, el atractivo sexual, la vitalidad, el saber vestirse bien, el encanto, el don de gente y la competencia sexual.

Es que en la vida moderna, puntualiza, la sexualidad tiene una presencia importante, ya que ha invadido la literatura, la cultura popular, la publicidad y el ocio adulto de todo tipo.

Como consecuencia, aumenta el valor del capital erótico femenino, “aunque solo sea porque la demanda masculina de ocio sexual parece inagotable (cosa que no acaban de entender del todo muchas mujeres)”, señala.