• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

SIP condena demanda contra El Nacional y otros medios de comunicación

Una multitud colmó los espacios de El Nacional para darle apoyo frente a las agresiones del gobierno | Foto Henry Delgado

Una multitud colmó los espacios de El Nacional para darle apoyo frente a las agresiones del gobierno | Foto Henry Delgado

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, expresó: “condenamos que en Venezuela el gobierno siempre califique de campañas mediáticas y conspiraciones toda información que pueda ser crítica o que señale irregularidades”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó las demandas judiciales de orden civil y penal que interpuso el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, contra varios medios nacionales por reproducir información publicada por un medio español.

La Asamblea Nacional aprobó el 21 de abril un informe de la Comisión Permanente del Poder Popular y Medios de Comunicación que rechazó una supuesta campaña mediática de medios nacionales e internacionales contra el presidente de ese cuerpo, Diosdado Cabello. El caso se refiere a las declaraciones de un exjefe de Seguridad de Cabello, Leamsy Salazar, quien estaría colaborando con autoridades de Estados Unidos que investigan la supuesta implicación de Cabello con el grupo narcotraficante Cartel de los Soles. Esta información fue publicada el 27 de enero porABC en España y replicada por varios medios venezolanos.

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, expresó que “condenamos que en Venezuela el gobierno siempre califique de campañas mediáticas y conspiraciones toda información que pueda ser crítica o que señale irregularidades”. Mohme, director del diario La República de Perú, añadió que “en estos casos el gobierno debería investigar y esclarecer las presuntas denuncias, en lugar de descalificar a los medios y demandarlos por lo que reproducen”.

Cabello demandó civil y penalmente a “accionistas, directores, consejo editorial y dueños” del periódico El Nacional, los portales digitales La Patilla y Tal Cual, así como al diario ABC.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo, director del semanario Búsqueda de Uruguay, agregó: “esta acción es una muestra más de la facilidad que tiene el régimen para utilizar un aparato judicial condescendiente con la intención de acosar a medios y periodistas, y violar la libertad de prensa y el derecho de los ciudadanos a saber los hechos”.

Rechazan amenazas contra periodistas en Brasil

La SIP también condenó amenazas contra periodistas en el estado brasileño de Paraná y llamó a las autoridades a indagar y esclarecer el origen del hostigamiento, garantizar la seguridad de los comunicadores y respetar el derecho a la reserva de las fuentes de información.

Uno de los casos más recientes se refiere a James Alberti, productor de la estación RPCTV afiliada a TV Globo y director de la Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo (Abraji, por sus siglas en portugués), quien abandonó el estado tras recibir amenazas de muerte el 9 de abril, luego de la transmisión de un reportaje sobre presuntos actos de corrupción y pedofilia en la oficina estatal de Hacienda en la ciudad de Londrina en Paraná.

El Sindicato de Periodistas de Paraná también alertó hace varias semanas que periodistas que cubren el tema de la seguridad pública en el estado han sido presionados e intimidados por autoridades y militares para que revelen las fuentes de información utilizadas en una serie de reportajes de 2012 en los que denunciaban irregularidades en la policía local. Se trata de los reporteros Felippe Aníbal, Diego Ribeiro, Albari Rosa y Mauri König, del diario Gazeta do Povo, quienes desde 2013 han sido citados más de 20 veces como testigos en las investigaciones oficiales.

Otro caso se registró contra la periodista Lina Hamdar, del periódico Metro Curitiba, quien fue citada a declarar para que revelara la fuente en un artículo sobre una doctora acusada de asesinar a pacientes de la unidad de cuidado intensivo de un hospital de Curitiba, capital de Paraná.