• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Rutas comunales movilizaron al chavismo

En Catia, El Valle, Coche y Petare operó gratis el servicio de transporte subsidiado por Pdvsa | Foto: Henry Delgado

En Catia, El Valle, Coche y Petare operó gratis el servicio de transporte subsidiado por Pdvsa | Foto: Henry Delgado

En zonas populares el servicio público que prestan los jeeps de Pdvsa fue gratis para electores oficialistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una fila de jeeps blancos se estacionó ayer en la mañana en la calle de atrás del edificio de Pdvsa La Campiña, en Caracas. “Ruta comunal”, se leía en el rótulo, en letras blancas sobre fondo rojo, acompañado del logo de la petrolera estatal.

“Estamos esperando que nos digan para dónde ir”, dijo uno de los conductores. Aunque en la elección del 14 de abril, en una quinta cercana a la empresa se hizo el pago a los transportistas que trasladaban al electorado oficialista en gran parte de la capital, esta vez esa casa tenía las puertas cerradas. Los jeeps, sin embargo, fueron uno de los elementos centrales de la movilización para los comicios locales. En Catia, Coche, El Valle, Propatria, Carapita y Petare, entre otras zonas populares, a los vehículos que prestan el servicio financiado por Pdvsa se les vio serpenteando las troncales y veredas para llevar a los votantes del partido de gobierno, PSUV, hasta los centros electorales.

Por las calles de Nueva Caracas, en Catia, circularon con esta inscripción en el vidrio delantero: “Gratis”. “Hoy no están cobrando, porque sólo están llevando gente a los colegios para votar”, señaló un vecino del sector. La escena se repetía en las cercanías del liceo Pedro Emilio Coll, en la avenida Intercomunal de El Valle. En la acera frente al centro, los jeeps se detenían a descargar votantes y dejaban ver los afiches del candidato del PSUV a la Alcaldía Metropolitana, Ernesto Villegas, que llevaban pegados en las ventanas. Es una ventaja del oficialismo que se repite en todas las elecciones, afirmó Cristóbal Abreu, coordinador de testigos electorales de la oposición en el sector. “Esos son vehículos comunales que cubren las rutas troncales de más afluencia, El Estanque y Las Mayas”, precisó Abreu.

Organización. En Carapita, los vehículos de la petrolera encargados de trasladar votantes pertenecían a la comuna Luisa Cáceres de Arismendi. Birmania Hernández, coordinador de la Unidad de Batalla (UBCH) Ana María Campos, explicó la organización que tenían: los jeeps movilizaban votantes de todos los centros que están dentro de la comuna, mientras que las UBCH tenían otros recursos de movilización buscados por ellos mismos y solo para sus centros.

En Petare se repitió ese mecanismo. Alrededor del liceo Rafael Napoléon Bustamante, el segundo más grande de Sucre, 3 jeeps y 2 motos de la comuna Hugo Chávez Punto 59 movilizaban electores para ese y otros centros. Mientras tanto, la UBCH del centro hacía lo mismo con 28 motos alquiladas por todo el día.

En las UBCH Fortaleza y Simón Bolívar, de la misma parroquia, contaban con 20 motos que, para las 2:00 pm, habían movilizados a más de 250 electores, informaron las coordinadoras, Geraldine Mujica y Olga Gutiérrez.

Los jeeps de las comunas y los vehículos de las UBCH no fueron los únicos que trasladaron electores ayer. Recursos de otras instituciones también fueron activados. “Cerca de 30 personas de Las Mayas llegaron en una camioneta tipo jaula de la Corporación de Servicios Municipales de Libertador”, denunció Pedro Vallejo, testigo en el liceo Fe y Alegría La Rinconada. Habitantes de La Pastora afirmaron que camiones de Corpoelec y de la Cantv transportaron electores.

Desde su puesto, Vallejo vio cómo un concejal oficialista pasó con un grupo de motorizados que portaba el brazalete tricolor del chavismo. Con ellos iba un camión desde el que perifoneaban un llamado a votar por los candidatos del fallecido presidente Hugo Chávez.
Los motorizados también fueron una constante en Propatria. Una treintena de ellos, vestidos de negro, se apostó a pocos metros de la escuela Sagrada Familia. Residentes del sector los identificaron como miembros de los Tupamaros.

Control. “¿Ya votaste? Ven y pasa por aquí para que te anotes en la lista”. Así recibía a los que salían de votar una mujer en el punto rojo del PSUV instalado frente al Teatro Catia, a pocos metros del liceo Trinidad Figueira. A las afueras de cada centro de votación, los coordinadores de las UBCH llevaban un registro de los simpatizantes del chavismo que habían acudido a las urnas. Lo hacían para saber a quiénes buscar al final del día durante la “Operación remate”.

En los puntos rojos también se repartían las “chuletas” que indicaban cómo votar por los candidatos oficialistas. La presencia de estos toldos fue el ilícito electoral más reportado durante la jornada, por ejemplo, por la organización Transparencia Venezuela.

En la Escuela Polideportiva Mariano Montilla, en Propatria, una pancarta de los candidatos Ernesto Villegas y Jorge Rodríguez les daba la bienvenida a los votantes, expuestos a la propaganda el día de los comicios, pese a que la ley electoral lo prohíbe.

Alcabala en Misión Vivienda

Las 172 familias que habitan en el Proyecto Integral Carapita-Antímano, un conjunto de Misión Vivienda, debían pasar por una alcabala hecha por un punto rojo para entrar a sus casas. A los mayores de 18 años de edad les preguntaban si ya habían votado. Si no lo habían hecho les pedían que sufragaran en tanto pudieran. Los vecinos que montaron el punto informaron que la Misión Vivienda habilitó un jeep para trasladar a los que viven ahí pero que votan en sitios alejados como Catia, Caricuao o Macarao. Desde hace un mes pasaron por todos los apartamentos para coordinar cuáles eran los votantes que necesitaban ayuda para trasladarse. Anunciaron que después del mediodía empezarían a buscar a los vecinos que no hubiesen votado a fin de que no se quedaran sin participar.

El Dato

En la sede del Ministerio de Comunas, en el edificio Inces de la avenida Nueva Granada, funciona un centro electoral en el que votan 97 personas. La única mesa está ubicada en una oficina en el piso 1 del edificio, cuya entrada estaba custodiada por vigilantes de civil. Solo cerca de la mesa se observaban militares del Plan República. “No te equivoques y vota por Ernestico (Villegas)”, fue la sugerencia de una pareja de motorizados que acababa de votar en ese centro.