• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Redes públicas de wifi no alcanzan para todos

Aunque cada vez hay más sitios para acceder a conexión abierta, la señal suele ser deficiente | Foto Omar Véliz

Aunque cada vez hay más sitios para acceder a conexión abierta, la señal suele ser deficiente | Foto Omar Véliz

Las plazas de Caracas se han llenado de puntos de conexión gratis a Internet que no funcionan. Expertos creen que hace falta inversión en comunicaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En cada esquina de las principales plazas públicas de Caracas hay carteles que anuncian el servicio gratuito de wifi. Sin embargo, el intento por democratizar el Internet mediante accesos inalámbricos libres pareciera no darse abasto.

En noviembre de 2013, cuando estrenaron el plan "Wi-Fi para todos" en las plazas Diego Ibarra y El Venezolano, en el centro de Caracas, Jorge Rodríguez informó que a finales de 2014 habría Internet gratuito en todo el municipio y que la inversión sería de 20 millones de bolívares. En cada punto, dijo el alcalde de Libertador, podrían conectarse 35 personas a la vez.

El presidente Nicolás Maduro anunció en mayo de 2014 que había aprobado 86 millones de bolívares para instalar wifi en 319 aldeas universitarias, 746 liceos, 117 universidades y 65 plazas del país.

Un recorrido por algunos puntos de los municipios Libertador, Chacao y Sucre arrojó resultados poco favorables. Las pruebas se realizaron con un teléfono celular y con una tableta, y se midieron velocidades con la aplicación speedtest.net.

En la plaza Diego Ibarra fue imposible conectarse a la red. Damián Barrios, un joven que estaba en el lugar, indicó que tampoco desde su dispositivo la conexión se completaba. “Dice ‘obteniendo dirección IP’, pero no pasa de ahí. En la plaza El Venezolano me pasó lo mismo en estos días”.

En la plaza Bolívar, los usuarios tienen que “cazar la señal”. Sobre todo en los extremos de la cuadrícula es difícil tener éxito. En una de las esquinas más cercanas al Concejo Municipal, los dispositivos se conectaron a la red proporcionada por el gobierno, pero la velocidad era precaria. “Hace 5 meses yo venía y era perfecto, rápido y funcionaba bien, pero últimamente no sé qué pasa”, dijo Leonardo Rojas de 18 años.

Rezagados. El promedio del ancho de banda en Venezuela es de 2,1 megabits por segundo. Muy bajo si se compara con el de Colombia, 5,61 Mbps, o Brasil, 10,9 Mbps. En el mundo, para julio de 2014, el promedio de velocidad de conexión se ubicaba en 19,2 Mbps, según un estudio hecho por la empresa Ookla.

El bulevar de Sabana Grande, cualquier día a las 4:00 pm está repleto de gente. Si alguno quiere conectarse al wifi que se ofrece en carteles junto con la recuperación del espacio público, seguramente encontrará la red saturada, como sucedió el miércoles pasado.

En Petare, frente a la iglesia Dulce Nombre de Jesús o cerca del teatro César Rengifo fue infructuoso intentar acceder a la red instalada por la Alcaldía de Sucre. Lo mismo sucedió con el punto que hay en la plaza de Los Palos Grandes, en Chacao. En el Parque del Este, que estrenó el servicio la semana pasada, los dispositivos sí accedieron a la red pública, aunque a una velocidad limitada y solo en un punto cercano al cafetín principal. 

La Universidad Central de Venezuela, desolada por las vacaciones, ofrecía una velocidad de 2,57 Mbps.

Ricardo González, miembro del Grupo de Redes y Telemática Aplicada de la USB, explica que lo correcto al instalar este tipo de servicios es planificar un aproximado de potenciales usuarios y usar más de un punto de acceso.

“La red es como una torta. Si la torta es solo tuya, te metes un atracón y recoges hasta las miguitas. Si es para 44 personas, te toca una telita. Si la red está diseñada para 20 personas y se conectan 50, se sobrecarga”.

El experto cree que el problema radica en falta de estructura. “Venezuela tiene una de las redes más rápidas en puntos muy particulares. El problema es que no están las conexiones para que eso llegue a las viviendas, y en estos casos, a esos puntos públicos”.

Para el especialista en redes inalámbricas, la red de distribución de las comunicaciones es muy pobre y requiere inversión.

Raisa Urribarri, profesora de Tecnologías de la Información y la Comunicación en la Universidad de los Andes, cree que lo ideal sería priorizar inversiones e implantar conexiones fijas, confiables y de buena velocidad en escuelas, así como anchos de banda diferenciados para las universidades con fines de investigación científica y tecnológica.

“Hay que tomar en cuenta que la población con Canaimas es amplia. Estar conectado hoy es un requisito para participar exitosamente en la sociedad del conocimiento”.

Pagar por poco
Tener servicio de Internet fijo y privado no es tan barato. Con Cantv de 1,5 Megabits por segundo, velocidad poco atractiva, cuesta 183,2 bolívares. Por un plan de 10 megas, hay que pagar 770 bolívares. Con la empresa Inter, 1 Mbps cuesta 277,8 bolívares y 10 Mbps, 834,35 bolívares.

Según Luis Carlos Díaz, comunicador social, la política de las redes públicas de wifi llegó tarde. “En países desarrollados, la gente tiene tan buena conexión de datos en su celular que los wifi públicos son cosas de la década pasada”.

México, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Brasil y Bolivia, por nombrar algunos, son países en los que ya cuentan con tecnología 4G LTE para telefonía móvil, que permite una velocidad de conexión de 100 Mbps a 1 Gigabit por segundo.

En Venezuela, solo Digitel tiene la banda 4G, pero, a juicio del experto Ricardo González, para que funcione correctamente hace falta más inversión. 

La Cifra
2,1 Mbps es el promedio de conexión en Venezuela, mientras en el mundo es de 19,2 Mbps, según un estudio de la empresa Ookla