• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Realizaron jornada para captar niños superdotados

En la convocatoria de ayer no había niños genios, sino jóvenes con una inteligencia superior al promedio / Henry Delgado

En la convocatoria de ayer no había niños genios, sino jóvenes con una inteligencia superior al promedio / Henry Delgado

La actividad fue organizada por la Fundación Motores por la Paz, como parte de sus programas de asistencia pedagógica especializada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sofía Pérez dice “gracias” cuando sus compañeros de clase intentan ofenderla llamándola nerd. Con apenas 8 años de edad, asegura que no puede molestarse “por algo tan mínimo”. Ayer, convencida de sus capacidades, viajó con su mamá desde Punto Fijo, en el estado Falcón, hasta el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, en Los Teques, para asistir a una jornada de identificación de niños superdotados.

Allí estaba: delgadísima, menuda, con un suéter manga larga azul turquesa, zapatos de chocolatinas y una corona de rosas amarillas diminutas sobre su cabello largo de muñeca. Explicaba que había llegado a la convocatoria porque en su colegio la regañaban por hablar mucho, sin darse cuenta de que ella “termina muy pronto todo lo que le interesa”.

Haime Pérez, su madre, asegura que la niña no registra notas excelentes en todas las materias pero razona de una manera profunda que la hace quedarse sin palabras: “Necesito apoyo adicional para educarla. No sé si su coeficiente intelectual es superior a 130, cuando la media es de 100; pero sí creo que me faltan herramientas para ayudarla a desarrollar todo su potencial”.

Justamente de eso trataba la convocatoria realizada por la Fundación Motores por la Paz, que desde hace seis años identifica a niños superdotados de todo el país para luego brindarles respuestas pedagógicas, académicas y emocionales especializadas, en forma de tutorías, para que desplieguen todos sus talentos y capacidades.

“Queremos que la vida de este porcentaje mínimo de niños superdotados sea una bendición y no una desgracia. Buscamos que ustedes comprendan que la hiperactividad que ellos puedan manifestar no tiene por qué ser sinónimo de enfermedad. No son monstruos. Solo tienen unas particularidades que requieren atención especial”, indicó Jorge Portilla, encargado del Programa Órbita, a los padres presentes en la jornada.

Portilla aclaró que en la convocatoria de ayer no había niños genios, sino jóvenes con una inteligencia superior al promedio, por lo cual pidió a los padres que contribuyan a promover las capacidades de relación de los estos y eviten exigirles más de lo que ellos puedan dar: “La genialidad no es solo intelectual. Queremos trabajar en la adaptación de los chicos. Es importante que aprendan a reconocer los talentos en el otro”.

Freddy Liendo, estudiante de Mecatrónica en la Unexpo de Guarenas, pertenece al programa desde hace tres años. Cree que las tutorías especializadas lo han ayudado a refrescar sus conocimientos en robótica y también a mejorar su carácter: “Me recomendaron trabajar la empatía”.

Gerardo García, de la Fundación Motores por la Paz, agregó que las pruebas, que duran entre 45 minutos y hora y media, no miden conocimientos académicos sino razonamiento lógico. “Queremos identificarlos, reconocerlos y brindarles apoyo. Luego trabajaremos en la consolidación de un instituto de investigación que desarrolle instrumentos para personas con altas capacidades, como ellos”.