• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Protestas unen a vecinos de urbanizaciones de clase media

Vecinos aseguran que levantan barricadas para protegerse de ataques de colectivos y funcionarios de seguridad | Foto William Dumont

Vecinos aseguran que levantan barricadas para protegerse de ataques de colectivos y funcionarios de seguridad | Foto William Dumont

Detrás del cierre de vías hay una logística que incluye asambleas, mensajes en redes sociales y por radio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante los 56 días de protesta las barricadas han sido objeto de controversia por el bloqueo de vías y también por la represión que reciben quienes manifiestan en ellas. Detrás de los escombros, colchones y postes de luz derribados hay una logística vecinal de la clase media que incluye asambleas, comunicación por radios, correos electrónicos, mensajes de texto y mensajes a través de Twitter.

La dinámica la ha pautado la situación país. Los vecinos de Prados del Este construyeron la primera barricada el domingo 23 de febrero al mediodía, luego que una comisión mixta de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar se dirigió a la zona para allanar la casa del general retirado Ángel Vivas.

Luego de que los funcionarios se retiraron los vecinos de Prados del Este reaccionaron de inmediato. Buscaron escombros, bolsas de basura e incluso troncos de árboles para restringir el paso por la avenida El Paseo y por la calle Maracaibo, que pasa muy cerca de la residencia del general retirado.

Una vecina cuenta que si bien esa forma de protesta ha incomodado a algunos vecinos, la estrategia les ha permitido involucrarse más con la comunidad. “Ha sido un proceso que ha evolucionado. Hay unos líderes que hablan entre ellos y luego se lo comunican al resto de los vecinos para difundir la información. Con cierta frecuencia nos reunimos en algunos espacios para debatir si continuar o no con las barricadas. Pero por más que nos incomoden, nos permiten resguardarnos de colectivos y de los funcionarios”, explicó.


Por Twitter y radio. El 20 de marzo, mientras funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana dispersaban a manifestantes que estaban concentrados alrededor de Ciudad Banesco, la represión se sintió en las avenidas Neverí y Miguel Ángel y en la calle Garcilazo de Colinas de Bello Monte. Cuando los agentes se retiraron de la zona, los habitantes intensificaron su protesta: abrieron alcantarillas de algunas calles y regaron basura.

Un vecino de la calle Garcilazo dijo que, además de Twitter y de los mensajes de texto, los líderes vecinales utilizan radios transmisores para comunicarse: “Si viene la GNB o los policías nos ponemos en contacto para tomar medidas”.

El líder comunitario Elías Santana considera que la clave en las manifestaciones está en ejercer los derechos políticos sin violentar las leyes: “Se solicita a las autoridades gubernamentales el cumplimiento de las leyes, y sin perjudicar al vecindario o la ciudad. Cuando se cometen excesos en la protesta nada se logra y generalmente es la acción de una minoría que no es representativa de la comunidad”.


“Nos quitaron El Cafetal”
Desde el 31 de marzo el cierre de vías se ha recrudecido en El Cafetal debido a la presencia de hombres encapuchados que, de acuerdo con denuncias de vecinos, no son de la zona.

“Hay gente cuidando las barricadas, que no son de aquí y que son violentos. Los encapuchados les ordenan que no pase nadie por las vías. Nos sentimos inseguros transitando por allí porque vemos muchos motorizados y personas desconocidas. Se apoderaron de nuestro Cafetal”, dijo una habitante de la urbanización que advirtió que a raíz de hechos violentos ha disminuido la presencia vecinal en las barricadas.