• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Proponen abrir salas públicas para ozonoterapia

El traumatólogo Germán Medina asegura que los bajos costos y la rapidez de los resultados son oportunidades para su masificación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tres átomos de la molécula de oxígeno pueden aliviar y sanar el dolor causado por lesiones en la columna o en las extremidades. La ozonoterapia, que consiste en la inyección del gas para deshidratar hernias y paliar otros problemas, podría sustituir el uso de las cirugías.

Germán Medina, traumatólogo y secretario general de la Sociedad Venezolana de Ozonoterapia, señala que sus bajos costos y la rapidez en la recuperación del paciente representan dos oportunidades para que la terapia esté disponible para todas las personas. Por esa razón, la sociedad presentará un proyecto ante el Ministerio de Salud, para la apertura de salas públicas de ozonoterapia. Aseguró que es un procedimiento mínimamente invasivo y económico que solo requiere del gas, jeringas y, en ocasiones, agujas microfinas para su dosificación.

“El ozono se fabrica. Solo se necesita un generador de oxígeno para hacerlo, en el cual se produce el ozono de acuerdo con concentraciones específicas, descritas en el Protocolo de Madrid, que habla de las dosificaciones según la patología”, explicó.

Medina agregó que el proyecto también incluye la propuesta de una alianza para masificar la formación de especialistas en la materia. Señaló que actualmente existen alrededor de 400 expertos en el país, formados a través de la Asociación Venezolana de Profesionales Médicos en Ozonoterapia.

“Se requiere entrenar gente con criterio para que aplique correctamente las terapias. La formación debe ser, por lo menos, de seis meses”, indicó.

La ozonoterapia es popular en la medicina deportiva, especialmente en el ámbito de la Traumatología. Jugadores venezolanos como Mario Lisson, Robert Pérez y Greivis Vázquez han recibido tratamientos con ozono para sus lesiones.

También son utilizados para tratar lesiones en pie diabético, colitis ulcerosa, colon irritable, eczema anal, fisuras y fístulas anales, hemorroides e infecciones genitales. Pese a que existe la creencia de que puede ser usada para tratar el cáncer, la Sociedad Americana de Cáncer no avala la práctica por carecer de evidencia científica. Está contraindicada en personas con hipertiroidismo, hipertensión, favismo y enfermedades cardiovasculares recientes.