• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

"En Venezuela hay una niñez abandonada"

Entre los delitos más comunes entre estos menores está el robo, secuestro, homicidio y en cierto grado la violación| Foto: Archivo

Entre los delitos más comunes entre estos menores está el robo, secuestro, homicidio y en cierto grado la violación| Foto: Archivo

El abogado y profesor de la materia derecho penal en la Universidad Santa María, Joel García, señaló que en el país actualmente se presenta una niñez abandonada, hay hogares difuncionales, donde sólo hay un representante, padre o madre, lo cual conlleva a que se críe un joven delincuente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La delincuencia desde temprana edad se ha incrementado en Venezuela por diversos motivos. La inestabilidad en los hogares, la deserción escolar y la falta de oportunidades son algunas de las causas que han desencadenado en la actualidad un auge de la inseguridad, de acuerdo con especialistas en el tema. 

El abogado y profesor de la materia derecho penal en la Universidad Santa María, Joel García, señaló que en el país actualmente se presenta una niñez abandonada, hay hogares difuncionales, donde sólo se percibe a un representante, padre o madre, lo cual conlleva a que se críe un joven delincuente. 

Al realizar una comparación con los años sesenta, setenta y mediados de los ochenta, el experto asegura que en esas épocas existió lo qe se llamaba “movilidad social”. “En los barrios las personas que lograban estudiar y tenían una profesión, salían de allí. Al poco tiempo, adquirían un mejor empleo en el que percibían una buena remuneración; a raíz de ello compraban una vivienda”. A juicio del jurista, los niños de ese entonces seguían esos ejemplos y buscaban de ser profesionales. 

Entre los años noventa y 2000 esa movilidad social desapareció, según García: "En Venezuela las empresas dejaron de producir, lo que acortó las posibilidades de que esos profesionales adquirieran un buen empleo e incrementó la delincuencia"

El especialista en tema penal dijo que los jóvenes en un barrio ahora ven lo que es el pran, al secuestrador y el que roba. Observan que estos individuos de manera ilegal adquieren el mejor carro, poseen mejor economía y hasta tienen a la mejor novia de allí. “los jóvenes adoptan ese tipo de conductas” se refirió García, y especificó que se ha visto en personas como el Picure: “Por ejemplo, en su zona hay niños que juegan a ser el Picure, porque es lo que ven”

En el país está en vigencia la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNA), la cual establece una condición especial para los menores de edad y la pena máxima vigente es de  diez años: “Solamente cometen delitos los adolescente de 14 años o más, debajo de esa edad son niños por lo tanto no delinquen. Deben tener programas de seguridad, como consejo de protección”, explicó. 

Un oficial de Polihatillo destacó que en las zonas rurales del municipio El Hatillo, pocos niños y adolescentes tienen posibilidades de estudiar y desde los 10 años se les observa cortando el monto: “Son vulnerables y se dejan dominar por los pranes”. 

Delitos comunes. Entre los delitos más comunes entre estos menores está el robo, secuestro, homicidio y en cierto grado la violación. “Son delitos violentos lo que los jóvenes están cometiendo”, mencionó García, quien actualmente defiende a los presos políticos como Leopoldo Lopez y Antonio Ledezma.

Mucho de los crímenes que llevan a cabo los jóvenes son inducidos por la ingesta de sustancias ilícitas. “Sabemos que las drogas desinhibe, o sea le quita el temor a las personas”, manifestó. 

García consideró que un hogar disfuncional no es la única condición para que se fomente una conducta criminal. Niños y adolescentes que pertenecen a un hogar consolidado, en los cuales hay presencia de ambos padres, pueden imitar conductas no apropiadas.”Hoy en día, papá y mamá tienen que salir a trabajar. El niño permanecerá muchas horas solo o al cuidado de personas que, quizá, no le brinden el mismo afecto, y es fundamental para los pequeños”.

Añadió que otro factor de importancia es la baja calidad en la educación. "Hay deserción en estudios a nivel de primaria y secundaria. Entonces, si no estudia, no tiene trabajo, viene de una familia disfuncional, ese muchacho en situación de riesgo, cualquier tentación lo llevará a delinquir”, concluyó.