• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Precios y escasez atentan contra el diabético

Noviembre es el mes de la prevención de la enfermedad | Foto Cortesía patlineli.com

Noviembre es el mes de la prevención de la enfermedad | Foto Cortesía patlineli.com

Expertos señalan que educación nutricional es una alternativa a la poca oferta y variedad de alimentos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escasez de alimentos y la poca variedad en la oferta de la comida abona el terreno para el incremento del consumo de grasas saturadas y alimentos poco saludables que pueden llevar a la diabetes, enfermedad que padecen entre 1,9 millones y 2,1 millones de venezolanos de acuerdo con los datos de la Federación Internacional de Diabetes, de 2014.

Gestne Aure, endocrinóloga y vicepresidente de la Asociación Venezolana para el Estudio de la Obesidad, advierte que los hábitos alimenticios se han hecho cada vez menos saludables: “La gente consume más harinas y aumenta más de peso, consume más pan”. Sin embargo, enfatizó en que esto puede cambiar con educación nutricional lo que representa una alternativa para paliar los embates de la escasez.

Nutricionistas y endocrinólogos coinciden en que existen alimentos que pueden sustituir a los que no se hallan. Muchos aportan más nutrientes que los que tradicionalmente están en la mesa del venezolano. La clave, señalan, está en aprender a comer adecuadamente. En el aprendizaje están las herramientas para evitar la diabetes, enfermedad recordada en noviembre con actividades de prevención.

“Hay que educar a las personas para el cálculo de las porciones de los carbohidratos que van a ingerir. Si no consigues pastas, pero sí arroz, sustituyes uno por el otro. Si hay escasez de algunos alimentos y se debe sustituir, siempre hay que saber hacer porciones de alimentos”, dijo Luisa Alzuru, nutricionista de Aveso.

La especialista señala que hay que aprender a combinar las comidas y sus raciones. Lo correcto es que la cantidad se corresponda con la calidad. “Para controlar la glucosa es necesario incorporar vegetales como lechuga, brócoli, coliflor. Frutas como ruedas de piña, lechosa, mandarina, que son las de la temporada. La causa principal de la diabetes son los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo. Se abusa de las raciones y del consumo de grasas saturadas”, agregó.

Las estadísticas disponibles en el país comprueban que en Venezuela la tendencia a la obesidad es creciente. Esas cifras van de la mano con el potencial incremento de los índices de diabetes.

En 2014, durante el lanzamiento de la campaña del Instituto Nacional de Nutrición “Agarra dato, come sano”, el presidente Nicolás Maduro reveló que 40% de venezolanos padece de obesidad, condición que va de la mano con las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. La Organización Mundial de la Salud ese mismo año difundió que 67,5% de los venezolanos mayores de 20 años tienen sobrepeso, lo que puso al país a la cabeza de Suramérica en ese indicador.

Habla el bolsillo. Pese a las recomendaciones para sustituir alimentos, los usuarios siguen denunciando que las alternativas son onerosas. Las pastas con precios no regulados, por ejemplo, superan los 150 bolívares por paquete. Si son hechas con base de huevos u otros ingredientes especiales e importados, se consiguen en más de 500 bolívares la bolsa de 500 gramos. Un cartón de 30 huevos rebasó los 1.100 bolívares en la misma semana en la que el Ejecutivo aumentó el monto del bono de alimentación a 6.700 bolívares.

“La semana pasada compré una lechuga pequeñita en 100 bolívares, 2 aguacates en 300 bolívares y los tomates en 640 bolívares el kilo. Un kilo de caraotas, arvejas, lentejas u otros granos, que sirven como fuente de proteínas, también se pusieron inalcanzables. Un kilo de cualquiera de esos granos está entre 1.200 y bolívares y 1.500 bolívares cuando los consigues”, dijo Adelina Delgado, ama de casa.

Alzuru, por su parte, indica que el tiempo que invierten los venezolanos en hallar los alimentos también atenta contra su salud. La práctica de ir de un comercio a otro en busca de los artículos desordena su rutina habitual para alimentarse. Muchos se saltan comidas, lo que modifica su planificación.

“Cuando la gente hace compras y no consigue lo que busca tiene mayor descontrol con las comidas y los horarios para ingerirlas”, apuntó la nutricionista.


Menos frutas. El Informe de la Nutrición Mundial 2015 presentado el pasado 16 de octubre por las ONG Acción contra el Hambre, Save the Children y el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias, a propósito del Día Mundial de la Alimentación, confirma que la disponibilidad de alimentos bajó. El documento, disponible en http://globalnutritionreport.org/files/2015/01/gnr14_cp_venezuela_es.pdf, señala que los venezolanos tuvieron menor acceso a las frutas el año pasado que hace 24 años al pasar de 353 gramos por persona en 1991, a 441 gramos en el año 2000, luego bajó a 359 gramos en 2010, y finalmente, cerró en 2014, con 348 gramos de fruta por persona. El porcentaje de calorías per cápita (basado en una dieta de 2.000 calorías diarias) bajó entre 2000 y 2010 de 61% a 59%. Los datos de los últimos 5 años no están reseñados en el texto. El informe también destaca que Venezuela incluyó como una meta gubernamental la disminución de los índices de la diabetes y la obesidad. Sin embargo, no detalla estrategias para su cumplimiento y la mayoría de los indicadores usados para la comparación con otros países no están disponibles o datan de hace un lustro.

Diabéticos en crisis
Las personas que ya tienen diabetes también tienen complicaciones para mantener una vida saludable. Pese a que la enfermedad ya es considerada una condición crónica porque puede ser controlada con una alimentación balanceada, ejercicios, y en algunos casos, tratamientos y medicamentos, en Venezuela los problemas de disponibilidad afectan el ritmo de vida de los diabéticos.

Los pacientes y sus familias usan las redes sociales para ubicar medicinas y también para llamar la atención sobre la falta de liquidación de divisas para la importación de esos materiales. Faltan bombas para administración de insulina, tiras de medición, catéteres y metformina en varias de sus presentaciones. Por esa razón, con las etiquetas #sininsumosnosmorimos y la #ladiabetesnoespera, reclaman por las carencias.

El grupo Amigos con Diabetes usa su cuenta @amigosdiabetes para exponer la crisis: “Diabetes tipo 1 o juvenil. Hay aproximadamente 100.000 (casos) en Venezuela. No consiguen sus insumos son insulinodependientes”, denunciaron hace una semana.