• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Polideportivo del Fermín Toro es refugio desde hace un año

El refugio está ubicado detrás de Miraflores | Foto: Dalila Itriago

El refugio está ubicado detrás de Miraflores | Foto: Dalila Itriago

21 familias en situación de calle viven en el galpón ubicado detrás de Miraflores. La viceministra de Suprema Felicidad les ofreció casa, pero no cumplió

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde hace un año, lo que debería ser una cancha deportiva para liceístas está convertido en un barrio de casas de cartón. En el polideportivo del liceo Fermín Toro, detrás del Palacio de Miraflores, viven 21 familias desde hace un año que ayer trancaron las calles para exigir una vivienda digna. La calle principal de Caño Amarillo fue el escenario de la manifestación.

Mujeres y hombres con bebés en brazos colocaron sillas y tubos para bloquear el acceso de vehículos y se sentaron a esperar por una respuesta a sus demandas.

"Somos familias en situación de calle. Hace un año dormíamos en la plaza Bicentenaria de Miraflores para exigir una vivienda. En ese entonces, Carolina Cestari, viceministro para la Suprema Felicidad Social, nos dijo que podía ayudarnos. Que en 15 días nos volvíamos a ver, pero nunca más vino", relató Grisneida Friser, con camisa y gorra que aludían a Hugo Chávez.

Los grupos parentales residen en un espacio amplio, pero deteriorado, en el que levantaron sus cubículos de cartón. Emely Mota recuerda que trajeron las láminas de la basura que desechan las zapaterías de Capitolio. "Nunca hemos tenido apoyo gubernamental y ese parece ser el problema. Cuando pedimos adjudicación de vivienda nos reclaman un padrino político que no tenemos", explica Mota.

Duermen sobre colchonetas dentro de los cubículos. Cocinan en esos mismos espacios. Se bañan gracias a un chorrito de agua que cae en el baño de las mujeres y beben de otro tubo que llega al sanitario de los hombres. Hace seis meses habían protestado por las condiciones de insalubridad del lugar.

La situación no ha cambiado: "Aquí todos los niños tienen escabiosis y amibiasis", dijo Debora Ibarra.

Mientras los damnificados trancaban la vía, funcionarios de la PNB, GNB y de la Casa Militar aguardaban silentes a un lado del camino en la misma calle principal de Caño Amarillo, justo detrás del Palacio de Miraflores.

Mota señaló que ayer volvieron a hablar con personal del Palacio: "Hoy el capitán Guzmán, del Despacho de la Presidencia, me recibió. Me dijo que apenas llegara la viceministro Cestari me llamará. Pero ya hemos ido hasta allá al menos cinco veces y nunca nos dicen nada concreto".