• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Planes vacacionales son una alternativa para explorar talentos

Niños en un parque / Manuel Sarda

Niños en un parque / Manuel Sarda

Mientras algunos niños y adolescentes esperan con ansias el fin de sus actividades académicas para asistir a los campamentos recreacionales, otros aprovechan su tiempo libre para poner a prueba sus talentos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si el año escolar se vuelve uniforme entre cuadernos, escalímetros, la tabla de multiplicar, la tabla periódica y el verbo "to be"; las vacaciones no tienen por qué ser iguales. Mientras algunos niños y adolescentes esperan con ansias el fin de sus actividades académicas para asistir a los campamentos recreacionales, otros aprovechan su tiempo libre para poner a prueba sus talentos en planes que además de ser vacacionales son vocacionales.

Desde los 10 años de edad, Andrés Maglione asiste al plan vacacional de Liderazgo y Oratoria para Niños y Adolescentes. Ya hecho un jovencito de 14 años, cursante del octavo grado de bachillerato, celebra una mejora en su rendimiento académico, especialmente en las exposiciones. Si antes parecía ser un chico retraído, ahora hace de la palabra su mejor presentación, incluso representando modelos de las Naciones Unidas.

"Al principio pensé que era como una clase, pero después entendí que a través del juego se puede aprender. Por eso creo que es necesario aprovechar el tiempo para desarrollar esas inquietudes que quizás no se puedan el resto del año. Me ha tocado representar a Chile y Noruega en mi colegio y para eso tuve que aplicar las herramientas que he aprendido en el plan vacacional".

Gilda Giménez, comunicadora social y facilitadora del taller, señala cuán importante resultan estos planes alternativos. Su metodología va orientada a propiciar aprendizaje a través de dinámicas lúdicas durante 16 horas (dos días).

"En mi curso trato de que los adolescentes y niños no se sientan en clases, sino que se lleven un aprendizaje a través de las dinámicas y los juegos que hacemos".

Cocinando y aprendiendo. Pastas artesanales, tortas, pizzas, ensaladas, merengadas, además del correcto uso de los utensilios de cocina y hasta el corte de carnes son algunas de las opciones que ofrece el plan vacacional Chefcitos, con duración de una a dos semanas.

Nathalie Silva, coordinadora del curso, señala que los niños y adolescentes que han participado de otras temporadas han discernido su inquietud vocacional a través del taller.

"Son muchos los muchachos que nos han dejado claro su decisión de ser chef después de esta experiencia. Nos hemos quedado sorprendidos cómo los niños más pequeños, incluso desde los 5 años, son los más metódicos con cada uno de los procedimientos", señaló la facilitadora. Al final del evento sorprenden a sus padres con un gran banquete.

Las curiosidades de la cocina internacional están presentes en el plan vacacional de la Escuela Mariano Moreno, también en Caracas. Vanessa Ramírez, asesor de estudio, señala que en su oferta, los jóvenes pueden aprender en clases especializadas de cocina mediterránea, italiana, chocolatería y panadería. "Lo importante de esta experiencia es que los niños y jóvenes pueden aprender de forma sencilla nuestras recetas, para que puedan hacerlas en sus casas".

Puro Teatro. Sobre las tablas también hay opciones. En la Universidad Católica Andrés Bello se ofrece el taller de actuación. "Le enseñaremos a hacer el vestuario de sus personajes con materiales reciclables y, a través de juegos, perderán el miedo escénico", dijo Leonardo Sánchez, coordinador del taller.

El fin del plan vacacional cerrará con broche de oro, con la puesta en escena de una obra musical: "los muchachos se involucrarán con su propia obra porque interpretarán canciones compuestas por ellos mismos". Sostiene que casi siempre la inquietud proviene de los padres, quienes quieren que sus hijos aprendan a comunicarse por medio de las artes escénicas.