• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Plan de seguridad no se activó en el J. M. de los Ríos

Un funcionario de la Policía de Caracas que custodia el centro de salud admitió que el viernes ante las amenazas de los colectivos se abstuvo de pedir refuerzo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Médicos, personal de salud y de vigilancia de Hospital J. M. de los Ríos se reunieron ayer en asamblea extraordinaria con la directiva del centro asistencial para discutir los hechos de violencia ocurridos el viernes pasado, cuando supuestos miembros del Colectivo 5 de Marzo entraron al área y amenazaron a los médicos de guardia.

El director del hospital, Francisco Hernández, reconoció su responsabilidad, pero pidió apoyo del auditorio para encontrar soluciones conjuntas. Algunos médicos dijeron que están cansados de convocar mesas de trabajo que no aportan medidas concretas. De allí que durante la asamblea Hernández le preguntó a un funcionario policial que custodia el hospital sobre los mecanismos que debieron haberse activado el viernes. El agente, identificado como Juan Carlos Vegas, admitió que no pidió refuerzos, para evitar un enfrentamiento entre los integrantes de los colectivos y la policía.

“No es que nosotros no queramos hacer nuestro trabajo. Si tomo la iniciativa de llamar al comando y que me envíen 20 o 30 patrullas, esto hubiese sido una guerra campal, porque conozco a las personas que estaban ese día”, dijo Vegas al referirse a los hombres armados.

En su intervención atribuyó a ese colectivo la muerte de 120 policías en 2012. Aseguró que, gracias a él, llegó la GNB al hospital.

Milicia ineficiente. Algunos médicos expresaron su indignación por la frecuente presencia de colectivos en el área de atención médica y por la excesiva aunque ineficaz vigilancia de los milicianos. Uno de ellos, identificado como Henry Castro, ofreció disculpas por lo ocurrido el viernes. Dijo que el colectivo que se presentó era el 5 de Marzo y aseguró que la milicia se está capacitando para resolver situaciones similares. “Pero eso no es de un día para otro”, expresó.

Hernández reconoció que el sistema de seguridad se activó tardíamente y asomó la posibilidad de cambiar a los miembros de la milicia presentes en el centro de salud: “Con el respeto de ustedes los milicianos, de verdad creo que hay que cambiarlos”.

Una médico que estaba de guardia el viernes y que por miedo a represalias prefirió no identificarse aclaró que ese día el colectivo estaba en el hospital desde las 4:15 pm protestando por la lentitud en la atención a los pacientes: “Nos escondimos en terapia intensiva, eran como ocho, tocaban las puertas de triaje, nos amenazaron con llevarnos al 23 de Enero”.

Aunque cansados de propuestas que no conducen a soluciones, plantearon algunas opciones como la creación de un comité que se reúna con los organismos correspondientes, divulgar en el hospital la información de los cuadrantes de seguridad de la zona, colocar brazaletes a los familiares, instalar cámaras de seguridad, restringir el acceso después de las 4:00 pm y contratar personal nuevo de seguridad.

DATO
La incorporación de los hospitales al Patrullaje Inteligente sigue siendo una promesa incumplida. El ministro de Interior, Miguel Rodrígurez Torres, hizo el anuncio tras el doble homicidio de los hermanos Edinson y Said Balsa en el quirófano del piso 4 del HUC el 29 de junio pasado. Después de eso han ocurrido por lo menos tres hechos de violencia en salas de emergencia.