• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Pirotécnicos defectuosos y de alta potencia causaron quemaduras y amputaciones

Ferias de fuegos artificiales | Fotografía: Omar Veliz

Ferias de fuegos artificiales | Fotografía: Omar Veliz

La mayoría de los afectados fueron hombres de 18 a 30 años de edad. Los eventos también ocurrieron por mala manipulación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La suspensión de algunos espectáculos de fuegos artificiales para recibir 2013 y el control de las ventas de pirotécnicos no evitaron los accidentes ocasionados por esos artefactos y algunas emergencias, como la del Hospital de Clínicas Caracas, colapsaron por casos de quemaduras y lesiones ocasionadas por explosivos de alta potencia, en los que hasta hubo que amputar dedos y manos.

El presidente del Hospital de Clínicas Caracas, Amadeo Leyba Ferrer, afirmó que nunca antes en la historia de ese centro habían atendido tantos lesionados por fuegos pirotécnicos y refirió que desde el 31 de diciembre hasta el 1º de enero, en el Servicio de Emergencia de adultos intervinieron por lo menos ocho heridos graves; ello sin contar los casos de menor gravedad que se atendieron desde que comenzaron las fiestas navideñas.

Gaetano Mario De Santolo, traumatólogo y cirujano de la mano, que formó parte del equipo médico que atendió los innumerables casos de ese tipo de accidentes, destacó que fue dramática la cantidad de lesionados. Agregó que aun cuando, afortunadamente, no hubo amputaciones en niños, en su mayoría resultaron afectados hombres en edades comprendidas entre 18 y 30 años.

Refirió que los explosivos utilizados fueron de alta energía y potencia, pues causaron lesiones de mucha gravedad, en las cuales hubo amputaciones de parte o casi toda la mano. Dijo que el equipo médico y paramédico que atendió las emergencias trabajó arduamente desde la madrugada del 1º de enero sin parar hasta el 2 de enero, cuando siguieron llegando afectados. En algunos casos se logró rescatar, reimplantar y reparar dedos y manos, pero otros llegaron con lesiones tan severas como irreparables, lo que hizo necesario amputar dedos y manos.

Explicó que las lesiones por pirotécnicos, como son causadas por fuentes de alta energía, producen graves daños en vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas.

A pesar de que se trata de lesiones llamativas y catastróficas, hubo pacientes que recorrieron varios centros hospitalarios públicos o privados, en los que sólo les prestaron los primeros auxilios porque no tenían capacidad para atender ese tipo de eventualidad.

Señaló De Santolo que, aunque lleva muchos años en la especialidad, le llamó la atención la severidad de las lesiones: "Eso hace pensar que cada vez utilizan explosivos de intensidad, energía, cantidad de pólvora y onda expansiva mucho mayor de la que habíamos visto".

Otra característica que reportaron con frecuencia los pacientes es que, a pesar de haberlos manipulados adecuadamente, apenas los encendían explotaban, lo que indica que tenían defectos de manufactura y de control de calidad. "Esto me llamó la atención porque nunca lo había escuchado tan repetidamente", dijo el médico. La ingesta de alcohol también estuvo relacionada en algunos de los accidentes.

Stefano Czechowicz, cirujano plástico de la Unidad de Quemados del Hospital de Clínicas Caracas, reportó casos de quemaduras de primero y segundo grado en cara y manos, no sólo ocasionadas por el estallido de pirotécnicos sino por el incendio de arbolitos de Navidad. Aunque también resultaron afectados niños, la mayoría de los accidentes ocurrieron en adultos.

En otros centros. Desde el 25 de diciembre hasta el 1º de enero se registraron 4 casos de personas afectadas por quemaduras con fuegos artificiales en la Policlínica Metropolitana. Personal del Departamento de Estadística y de Registro Médico de ese centro informó que entre las víctimas que ingresaron estaban dos niños: "Ese día, en la madrugada, se atendió a una niña de 10 años de edad que provenía de Chacao. Las quemaduras fueron leves en la cara. Después de 24 horas fue dada de alta. Posteriormente, fue atendido un niño de 12 años de edad proveniente de Petare, que también presentó quemaduras leves en la cara y el tratamiento que se le dio fue ambulatorio".

El 25 de diciembre ingresó por emergencia un hombre de 37 años de edad que, además de presentar quemaduras en el rostro y en el antebrazo derecho, sufrió traumatismo en la mano derecha debido a la explosión de un pirotécnico. El herido viajó desde Guarenas hasta esa clínica para recibir atención médica.

La cuarta persona ingresada con quemaduras por fuegos artificiales fue un hombre de 41 años de edad. Fue hospitalizado desde el 1º de enero en la madrugada y dado de alta el 3 de enero.

En el Hospital de Niños J. M.

de los Ríos no atendieron niños con quemaduras por pirotécnicos, aunque sí hubo casos de accidentes con teteros y agua hirviendo, informaron en el área de Emergencia.