• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Piden repatriar de Trinidad a venezolanos presos

Ayer protestaron en la sede diplomática donde les dijeron que las cartas entregadas deben ser traducidas al inglés

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por segunda vez, familiares de algunos de los 32 presos venezolanos que están en una cárcel de máxima seguridad en Trinidad y Tobago protestaron frente a la embajada de ese país en Caracas, ubicada en Altamira.

Aproximadamente 25 personas exhibieron pancartas alusivas a la situación que viven los detenidos. A algunos aún no los han llevado a juicio. Los parientes de los reclusos exigen la repatriación.

La semana pasada los familiares acudieron a la sede diplomática donde entregaron cartas dirigidas al presidente y la primera ministra de Trinidad y Tobago. En esta oportunidad, les indicaron que las misivas que consignaron deben ser traducidas al inglés para enviarlas a la isla.

“Mi papá está preso desde 2005 cuando unos traficantes de droga se lo llevaron secuestrado desde Venezuela y lo abandonaron allá junto a tres venezolanos más y dos trinitarios. Cuando la policía los encontró los seis estaban en una casa, desnudos y atados de manos y a su alrededor había gran cantidad de droga”, relató Desirée Valera, hija de Alonso Valera, uno de los presos.

Valera explicó que los dos trinitarios que fueron hallados en el mismo sitio donde estaba su padre y tres venezolanos más fueron liberados y no se explica por qué su padre continúa en prisión: “La juez Debra Quintyne, quien fue la primera en tener el caso, nos dijo que alguien debía pagar por la droga incautada y que por eso lo tenían allí”.

En las pancartas que exhibieron los parientes de los presos pidieron el regreso de ellos a Venezuela. “Los queremos de vuelta ya”, señala una de las exigencias.

Ayer en la tarde el grupo de manifestantes continuaba a las puertas de la sede diplomática y pedía la presencia de los medios de comunicación porque presuntamente recibieron amenazas de funcionarios que les dijeron que si no se retiraban llamarían a la policía para que los desalojara.