• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Piden declarar alerta por epidemia de chikyngunya

El epidemiólogo José Félix Oletta señala que el país está en condiciones propicias para la propagación de la enfermedad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional envió un comunicado en el que señala que el incremento de los casos de la fiebre Chikungunya coloca a Venezuela en situación de epidemia.

En el texto advierten que la fiebre Chikungunya, una enfermedad viral emergente, encuentra en el país en condiciones propicias para su diseminación como la alta densidad de vectores efectivos (Aedes aegypti y Aedes albopictus) a nivel nacional, cercano al 17% de las casas investigadas, además de condiciones ecológicas, climáticas y geográficas que estimulan la reproducción de los zancudos y la gran debilidad del sistema de salud y de vigilancia epidemiológica y control de epidemias.

“Al reporte oficial del día de hoy, hay que sumarle los casos autóctonos no reportados por el Ministerio de Salud y muchos otros casos sospechosos que no son notificados o a los que no se les puede realizar pruebas de laboratorio para su confirmación”. El comunicado firmado por el ex ministro de Salud José Félix Oletta refiere 8 otros casos autóctonos detectados en Maracay, estado Aragua, que no han sido contabilizados por el director de Salud Ambiental, Jesús Toro, quien únicamente informa como locales los registrados en Vargas.

“El Ministerio no debe dilatar más la declaración de un Alerta Epidemiológico y la toma de medidas extraordinarias y efectivas, para la vigilancia y control epidemiológico de esta nueva amenaza para la salud, para lo que debe convocar y estimular a la participación y colaboración de todos, incluyendo la Academia Nacional de Medicina, las universidades, los gremios de la salud, las organizaciones no gubernamentales y la población en general”.

En el texto se critica el cerco informativo que mantiene el ministerio sobre la confirmación de los casos que se envían al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel. “Este error no contribuye en nada para el control del problema y es una barrera inaceptable que limita el derecho a la salud y al acceso a la información de los pacientes y de los profesionales de la salud”.