• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Persiste incertidumbre para estudiantes en el exterior

En enero fueron convocados a Cencoex 11.000 estudiantes a rendir cuentas sobre el uso de sus divisas | Foto Henry Delgado / Archivo

En enero fueron convocados a Cencoex 11.000 estudiantes a rendir cuentas sobre el uso de sus divisas | Foto Henry Delgado / Archivo

Jóvenes esperan que Cencoex liquide divisas de matrícula y manutención. Presidente del BCV dijo que se garantizaría el pago

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los jóvenes venezolanos que estudian en el exterior siguen en incertidumbre. Aunque el miércoles el presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, dijo en una entrevista que se garantizarían las divisas para los estudios de segundo nivel, en la Gaceta Oficial en la que se publicó el nuevo esquema cambiario no se incluyó esa información.

Hasta ahora no se ha precisado ante qué organismo se harían las solicitudes para estudios fuera de Venezuela ni qué tasa los regirá.

Según un trabajo publicado en el diario español El Mundo, 25.000 estudiantes venezolanos subsisten en el mundo sin divisas.

“No tengo ninguna esperanza de nada del gobierno venezolano. No espero ni agua, nos han dado la espalda en todo sentido”, dijo ayer María Jesús Marrero, estudiante de un máster en Recursos Humanos y Talento en las Organizaciones en Madrid.

Los estudios de María Jesús comenzaban el 13 de octubre. Cinco días antes el Centro Nacional de Comercio Exterior le notificó que su solicitud había sido negada. Ella introdujo un recurso de reconsideración que también le fue negado hace un mes a pesar de que el área de estudio pertenece a las prioritarias. “El máster cuesta 12.000 euros. La escuela dijo que no nos presionaría hasta enero, pero ya nos están pidiendo que paguemos y es muy difícil”.

Si la crisis económica que afecta a España dificulta el acceso al trabajo para los nacionales, peor aún para los extranjeros. Luego de cuatro meses, María Jesús, licenciada en Comunicación Social, consiguió empleo repartiendo folletos frente a un restaurant: “Es una crisis totalmente diferente a la venezolana. Hay que hacer sacrificios, pero a cambio tienes cosas intangibles: seguridad, abastecimiento…”.

En el caso de José López, quien también está en España, las divisas para la matrícula de su máster de un año en Comercio Internacional sí fueron liquidadas y comenzó a estudiar en febrero de 2014. Sin embargo, el dinero correspondiente a la segunda manutención llegó con cuatro meses de retraso y el de la tercera está “en análisis” desde octubre pasado. “Era para costear mis gastos hasta terminar el máster, y la verdad es que termino pronto y no lo han aprobado. La situación aquí es difícil. En un apartamento que es de dos estamos viviendo tres, porque cada venezolano que llega se queda en el sofácama. Solo el abono de transporte nos cuesta 50 euros mensuales”.

Título en riesgo. El presidente del BCV dijo a los estudiantes que están en el exterior que se queden tranquilos y se dediquen a estudiar. “Pero es grave que diga también que el Simadi les va a garantizar los dólares, porque saldrían de su estatus preferencial a una tasa mucho más alta. Eso podría hacerse impagable y muchos tendrían que volver con sus estudios inconclusos”, advierte Pedro León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores. Señala que tampoco los pensionados que viven en el exterior fueron tomados en cuenta en el nuevo convenio cambiario.

En Colombia, la escuela donde Vanessa Mancini estudia Comercio Internacional le permitió seguir con el curso hasta que Cencoex le dé una respuesta concreta sobre su situación: en octubre le negaron la solicitud, pero luego de introducir el recurso de reconsideración su petición sigue en análisis. “En el caso de que me nieguen de nuevo las divisas tendría que pagar el máster de mi bolsillo. Si no pago la matrícula no me dan el título”.

También en una especie de período de gracia está un estudiante de inglés financiero en Nueva York, Estados Unidos, mientras su solicitud ante Cencoex continúa siendo analizada. Prefirió resguardar su nombre por temor a que el proceso se vea entorpecido e indicó que podrá estudiar por un mes —que se vence en tres semanas— y que si al finalizar ese lapso no ha recibido el pago deberá regresar a Venezuela.

Parilli recuerda que son derechos constitucionales estudiar y decidir dónde hacerlo: “A los estudiantes que están en el exterior se les mencionó a última hora y en una entrevista, son los grandes ignorados del gobierno”. De los que tampoco se ha hablado es de quienes siguen en Venezuela y quieren estudiar en otro país en el futuro próximo.

Piden a la OEA que interceda
Estudiantes venezolanos en Washington entregaron un documento a la Organización de Estados Americanos para que interceda ante el desamparo en que el gobierno venezolano tiene las solicitudes de gran cantidad de jóvenes, bien sea en análisis o que las ha rechazado, reseñó el jueves el diario La Voz de América.

La publicación advierte de las graves implicaciones migratorias que pueden enfrentar los muchachos que no han podido pagar sus matrículas: “Corren el peligro de perder su estatus inmigratorio de estudiante en Estados Unidos. Sin dinero suficiente para sus estudios mucho menos tienen para un billete aéreo si tienen que abandonar el país”.

En la nota señalan que muchos estudiantes venezolanos en Washington subsisten gracias a la caridad y ayuda de compatriotas y de estadounidenses. La petición ante organismos internacionales se ha repetido en otras instituciones de otros países.