• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Pasaje y cuentos al subirse al autobús

Un equipo de 45 personas de la Gobernación de Miranda leyó cuentos intantiles en las camioneticas | FOTO OMAR VÉLIZ

Un equipo de 45 personas de la Gobernación de Miranda leyó cuentos intantiles en las camioneticas | FOTO OMAR VÉLIZ

El Instituto Autónomo de Bibliotecas del Estado Miranda incentiva la lectura con actividades callejeras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La voz de Alida González retumbó en la camionetica. “Era un sapo verde, morado, anaranjado y tornasolado”, cantó y despertó a todos los que viajaban en el colectivo. “Una mañana muy tempranito, hizo la lista para el mercado. La mantequilla de las tortillas, la mermelada de las tostadas”, siguió mientras movía una marioneta al ritmo de la narración.

Cuando terminó la historia de El sapo distraído desató risas y aplausos. No le tomó más de dos cuadras de recorrido en la avenida Francisco de Miranda; antes de bajar de la unidad de transporte, González invitó a los usuarios a leer. La promotora de la lectura no estaba sola, Alejandrina Rosas y Alexis Hernández también tenían historias para contar. Cruzaron la calle y abordaron otra unidad. Esta vez fue el turno de Rosas de relatar Conejo y sombrero y así como el conejo del cuento terminó enamorado de una coneja, Adrián Duque, de tres años de edad, quedó encantado con la actividad. “¿Dónde está el conejo?”, preguntó el niño a mitad del cuento, fue tanta la atención que prestó que al final los Charleros de la Lectura terminaron obsequiándole un libro.

“Está muy bien que promuevan la lectura. Ahora todo es Internet y nadie lee nada”, opinó Jimmy Duque, padre de Adrián.

La jornada fue iniciativa del Instituto Autónomo de Bibliotecas del Estado Miranda, para incentivar la lectura y celebrar la Semana del Libro.

“Una Miranda activa que lee todos los días que nos dé los buenos días”, era la primera frase que soltaban los Charleros al abordar una unidad, en alusión a la frase “Una Venezuela activa que nos dé los buenos días”, con la que suelen presentarse quienes utilizan el transporte público para vender chucherías, bolígrafos o cremas o pedir dinero. En este caso, se regalaban historias.

Tan solo en una hora y media el grupo de González, Rosas y Hernández había narrado cuentos a más de 100 personas; pero ellos no eran los únicos Charleros. Había cuatro equipos, integrados por tres personas cada uno, a cargo de contar cuentos en los autobuses. Empezaron a las 9:00 am y terminaron a las 2:00 pm.

En total 45 funcionarios de la Gobernación de Miranda tomaron las calles del municipio Chacao para incentivar la lectura; quienes no estaban en los autobuses se ubicaron en los rayados peatonales con mensajes como: “¿Quieres viajar? Lee un libro” o “Enamórate de la lectura”.

Por la tolerancia. Luis Eduardo Torres, director de Bibliotecas Públicas de Miranda, destacó que la actividad también se desarrolló en los municipios Carrizal, Los Salias y Guaicaipuro, y en el Metrocable de Mariches: “El objetivo es bajar el nivel de intolerancia a través de la palabra y promover valores. Cada una de las historias que narramos deja un mensaje”.

En el Transchacao también estuvieron los charleros. María del Rosario Bernal nunca perdió la sonrisa mientras Gabriel Parra leía El Disparate, de Eugenio Montejo. “Es excelente, sobre todo para nosotros los adultos, a quienes hace años nadie nos lee un cuento”.

Los Charleros de la Lectura comenzaron su andar hace dos años. González y un grupo de promotores de lectura se quedaron atascados en una tranca en la carretera nacional Barlovento-Oriente. Era 23 de abril y los esperaban en uno de los pueblos de Barlovento para celebrar el Día del Libro. “Un hombre comenzó a predicar la palabra y yo me dije: '¿Y por qué nosotros no?', así que comenzamos a leer. Al final, todos en la camioneta se integraron a la actividad”.

EL DATO
El Instituto de Bibliotecas de Miranda calcula que unos 2.300 usuarios de transporte público escucharon un cuento. En Twitter se pueden seguir las actividades del grupo por la cuenta @BiblioMiranda y las etiquetas #EnamórateDeLaLectura y #CharlerosDeLaLectura.