• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La Parranda lleva la Navidad a quien lo necesita

El grupo musical, que está próximo a cumplir 34 años de trayectoria, interpreta historias autóctonas de la época decembrina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salas de emergencia de algunos hospitales, unidades de niños con cáncer y enfermedades terminales, asilos, colegios y teatros han servido de escenario para que la agrupación La Parranda cante aguinaldos y ese ritmo más movido del cual tomó el nombre el grupo musical que está próximo a cumplir 34 años de trayectoria.

El director, Jorge Jorgez, explica que la misión de La Parranda es llevar la Navidad a la gente que lo necesita. “La Parranda siempre existió en el Orfeón Universitario hasta 1976, cuando se registró la tragedia de las islas Azores en la que fallecieron 68 personas, entre ellas la mayoría de los integrantes del Orfeón Universitario. En el 77 reaparece el orfeón. Pero es en 1980 cuando la agrupación reanuda su trabajo. Anteriormente estaba constituida por miembros del orfeón y ahora por ex integrantes, familiares y amigos. Es una parranda muy familiar”, dijo.

Esa familiaridad que destaca Jorgez se percibe en los músicos minutos antes de entrar en escena. Una vez que empiezan con el repertorio, todos se acoplan a los ritmos de los aguinaldos y parrandas que interpretan. Con una mirada o una sonrisa, se comunican para indicar quién será el solista de la siguiente canción, mientras los otros lo acompañan en el coro.

Diversidad de talentos

18 personas amantes de la música integran La Parranda, pero cada uno de ellos interpreta papeles distintos en su vida cotidiana. Entre los miembros de la agrupación hay periodistas, administradores, un enfermero, una abogada, un farmacéutico, contadores públicos y odontólogos.

La Parranda ha viajado por varios estados para transmitir tradiciones venezolanas y, especialmente, caraqueñas porque las canciones narran historias autóctonas. Muchas de las presentaciones que realizan son ad honores, pero la satisfacción de cumplir la misión les sirve de musa. 

Cuatro años después, a los músicos aún se les quiebra la voz cuando narran el momento en que le cantaron a un niño que falleció en el Hospital Pediátrico Elías Toro, en Catia. “Estábamos en la tercera sala y una de las enfermeras nos dijo que un niño estaba agonizando. Cuando íbamos a salir, el padre nos dijo que su hijo quería que le cantáramos 'Niño lindo'. Comenzamos a interpretar la canción, y el chiquillo sonrió y murió. Después, el señor nos dijo que agradecía que su hijo se hubiera ido con una sonrisa”, narró Jorgez.

La agrupación grabó su primera producción musical y en la actualidad la Fundación Amigos de La Parranda trabaja en la edición del primer disco. “Estamos haciéndolo con detalles especiales porque se trata de rescatar tradiciones venezolanas de la época decembrina”, precisó el director.

Tradición caraqueña entre cantos e interpretaciones

Llevar la música a quienes lo necesitan y rescatar los géneros navideños es una de las funciones de La Parranda. Ayer, quienes asistieron al concierto Cuenta canta de Pacheco en el hotel Gran Meliá Caracas, de la mano de El Nacional se Vive, disfrutaron la interpretación que los músicos hicieron de una de las versiones del cuento caraqueño que narra la bajada del Ávila por parte de Pacheco, a quien se atribuye la llegada del frío decembrino.

El cuento fue escrito por Claudio Nazoa y los músicos Miguel Delgado Estévez y Ximena Borges fueron los encargados de presentar La Parranda.

“Muchas personas desconocen ciertos cuentos y tradiciones navideñas, y quisimos llevar más allá una reedición caraqueña de la expresión 'Llegó Pacheco', a través de un cuento escrito por Claudio Nazoa porque muy poca gente sabe de qué se trata. Tuvimos la idea de entrelazarlo con varias expresiones musicales navideñas de nuestro país para rescatar la historia, dar a conocer ese personaje tan pintoresco e informar la razón de la existencia de la cruz del Ávila”, explicó Carolina Weffer.

LosTestimonios

Carolina Weffer, periodista y cantante

“Vemos que fortalecemos hasta con una sonrisa a las personas que están en una situación difícil. Queremos darle un piso más institucional a la agrupación, para canalizar algunas donaciones que entregamos a hospitales y ONG”.


Dinora Ramírez, administradora y cantante

“Tengo tres años en La Parranda. Llevar este tipo de música me da paz. Son unos cantos que irradian emoción y ternura”.


Scarleth Trillo Hernández, abogada y cantante

“Siempre me ha gustado el trabajo social y a través de La Parranda hemos logrado alegrarle la vida a mucha gente porque la música alimenta el alma”.


Ángel Venegas, enfermero y furruquero

“Llevo 12 años en la agrupación. Crecí aquí. Desde niño era fan de La Parranda. Mi tía Dexy, que en paz descanse, tocaba aquí. Somos una familia y lo que sentimos es lo que transmitimos donde tocamos”.