• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Parque Caiza se expande sin ofrecer buenos servicios

Al menos 12 ocupaciones ilegales de terreno en la montaña fueron denunciadas por los vecinos / William Dumont

Al menos 12 ocupaciones ilegales de terreno en la montaña fueron denunciadas por los vecinos / William Dumont

Cunetas estrechas, drenajes obstruidos y falta de aceras son una constante en la vía principal del urbanismo, ciudad dormitorio de más de 20.000 personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Uno maneja de forma automática, así sea en la oscuridad, porque se conoce el camino, pero cuando vienen los amigos les decimos que bajen en segunda”, comenta Eduardo Ustáriz, vecino de Parque Caiza, al referirse al estado de la única vía de acceso a la urbanización, ubicada en la parroquia Caucagüita del municipio Sucre.

Con 15 años de existencia, el urbanismo, enclavado en la montaña que colinda con el Parque Recreacional Luisa Cáceres de Arismendi, ha registrado una expansión incompatible con la oferta de servicios públicos para sus habitantes. En Parque Caiza se levantan 41 torres de 60 apartamentos por edificio, para una población que sobrepasa los 12.000 habitantes.

La avenida principal, Maturín, que abarca desde el sector La Viga hasta Karimao Country, es una empinada vía boscosa que carece de colectores de agua, no posee aceras, y sus cunetas y torrenteras están saturadas de basura. Faltan, además, señalizaciones y demarcaciones. Los vecinos reclaman “ojos de gatos” y tramos de concreto en las curvas más pronunciadas con el fin de evitar accidentes de tránsito. “En las calles La Fraternidad y Maturín no hay drenajes”, apunta la vecina Dinoira Pantoja.

Eduardo Ustáriz añade que cuando llueve, también caen piedras sobre la avenida principal que se colma de aguas servidas provenientes de las casas construidas a orilla de carretera.

Aunque los vecinos expresen temor por el hipotético colapso de la vía principal debido a la saturación de uso, este no es el único problema de la zona. Las fallas en la iluminación, las invasiones en la montaña, la poca claridad acerca del destino del edificio que fue de Viasa, en el que hubo un simulador de vuelos, y el deficiente servicio de transporte público también inquietan a los residentes.

Salvo el cruce de las residencias Colinas de Parque Caiza, Vista Daymar, calle La Fraternidad y calle El Pozo, todas las demás áreas de la urbanización necesitan luz eléctrica: “Sufrimos constantes parpadeos de luz y necesitamos, al menos, 200 postes y 6 kilómetros de cableado en la avenida principal”, señala Elisa Gutiérrez, miembro de la Asociación Civil Una Mano para Parque Caiza.

Los vecinos creen que colectivos de Mariches habrían tomado posesión de 12 terrenos en la zona, al menos: entrada a Los Conucos, Kaiza Ávila 3, calle La Terraza, calle Los Estanques, Rancho Amalfi (caballeriza), calle El Colegio, parcela adyacente a la Posada del Caballista, terreno aledaño a las residencias Vista Daymar, calle La Fraternidad, sector Pasofino, calle La Flecha y sector MotoCross.

También se quejan de las malas condiciones de las unidades de la línea Cooperativa Transporte Caiza, así como del cobro exagerado por el servicio caracterizado por lo inconstante y espasmódico.

Karimao tiene fe. A un extremo de Parque Caiza, en 256 hectáreas de terreno se levantó la urbanización Karimao Country Club, integrada por 200 casas y 480 parcelas. Riad Sakkal, uno de los 800 residentes del sector, es el vocero principal del consejo comunal del mismo nombre, y enumera idénticos problemas a los de sus vecinos de edificios. Sin embargo, la vía que lleva a la urbanización está en peores condiciones (la mitad de la calle está escarificada). A pesar de este detalle, Sakkal confía en que las autoridades locales y nacionales ofrecerán una respuesta oportuna a los vecinos. “Nos hemos reunido con los directivos de los cuerpos policiales de Sucre y Miranda, y ambos se comprometieron a brindarnos mayor patrullaje. Sobre las más recientes invasiones, la presidente del INTI frenó a funcionarios corruptos que las promovían en el sector Hacienda La Providencia y, en relación con nuestras seis fallas de borde, el propio ex ministro El Troudi dio su palabra de que las resolverá”, puntualizó.
 
Montaña blindada legalmente

Una protección legal adicional para la montaña de Parque Caiza se logró el 29 de agosto, luego de que concejales de Sucre realizaron un cabildo abierto en la urbanización y resolvieron declararla Patrimonio Natural del Municipio.

El concejal Juan Carlos Vidal, presidente de la Comisión de Urbanismo, cree que esta resolución blindará a las zonas vírgenes y protegidas de la montaña: “Ese día exhortamos al INTI para que no entregara más cartas agrarias sin la aprobación de los vecinos, porque nos dimos cuenta de que hasta marzo de este año había, al menos, 23 construcciones irregulares, pero no todas las ocupaciones de terrenos registradas en la zona eran ilegales. Por eso hicimos un llamado a la GNB y al Ministerio Público para que proceda a desalojar las invasiones, en caso de no estar documentadas”.

Vidal explica que la ordenación y planificación urbanística es competencia del municipio y el INTI no puede adjudicar terrenos sin considerar previamente su zonificación y determinar sus poligonales, pues en Parque Caiza confluyen tanto tierras de vocación agrícola como zonas residenciales urbanas.

“Buena parte de la montaña era de Marcos Pérez Jiménez, así como de ganaderos que luego perdieron sus propiedades, muchas de ellas hipotecadas a bancos que luego quebraron y al final pasaron a manos del Estado. La mayoría de estas tierras fueron al INTI organismo que de forma inconsulta y abusiva entregó cartas agrarias a supuestos propietarios con vocación agrícola”, dijo Vidal. Añadió que los nuevos ocupantes ilegales han levantado súper estructuras, inimaginables para un invasor promedio.

“Estas nuevas construcciones no planificadas violan la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística al obviar las variables urbanas de altura, zonificación, uso y retiros de frente, lo cual genera colapso en los servicios públicos”, explica el concejal, quien celebra la organización vecinal en Parque Caiza que ha puesto freno a las invasiones y a los delitos.

DATO
24 cámaras de televigilancia se instalaron en la urbanización con el aporte de la Alcaldía de Sucre y de los vecinos, como parte del programa de seguridad Ruta Segura