• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Parolin al Papa: Siento viva la gracia de esta llamada

El nuncio apostólico Pierto Parolin | Foto cortesía de Prensa Miraflores

El nuncio apostólico Pierto Parolin | Foto cortesía de Prensa Miraflores

"Siento la entera responsabilidad, porque ella me confía una misión comprometida y exigente, frente a la cual mis fuerzas son débiles y pobres mis capacidades", escribió monseñor al recibir el nombramiento de secretario de Estado vaticano en sustitución de Tarcisio Bertone

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de conocer la decisión del papa Francisco de nombrarlo como sucesor del cardenal Tarcisio Bertone, quien hasta ahora se ha desempeñado como secretario de Estado vaticano, monseñor Pierto Parolin escribió una carta para agradecer la confianza que el santo padre ha tenido hacia él.

La carta, difundida hoy en la sala de prensa del Vaticano, dice lo siguiente:

"En el momento en el que se ha hecho público el nombramiento a Secretario de Estado, deseo expresar mi profunda y afectuosa gratitud al Santo Padre Francisco, por la inmerecida confianza que me ha demostrado, y le manifiesto mi renovada voluntad y total disponibilidad a colaborar con él y bajo su guía para la mayor gloria de Dios, el bien de la Santa Iglesia y el progreso y la paz de la humanidad, para que ella encuentre razones para vivir y esperar.

Siento viva la gracia de esta llamada, que, una vez más, constituye una sorpresa de Dios en mi vida y, sobre todo, siento la entera responsabilidad, porque ella me confía una misión comprometida y exigente, frente a la cual mis fuerzas son débiles y pobres mis capacidades. Por ello me encomiendo al amor misericordioso del Señor, de quien nada ni nadie podrán separarnos nunca, y a la oración de todos. Agradezco a todos, desde ahora, por la comprensión y por la ayuda que, en cualquier manera, me querrán prestar en el desarrollo de mi nuevo encargo.

Mi pensamiento va a las personas que han sido parte de mi vida en familia, en las parroquias en la cuales he nacido y he prestado servicio, en la querida Diócesis de Vicenza, en Roma, en los Países en los que he trabajado, Nigeria, México y, último, en Venezuela, que dejo con añoranza. Pienso también en el Papa Emérito Benedicto XVI, que me ordenó Obispo, en la Secretaría de Estado, que ya ha sido mi casa durante muchos años, al Em.mo Card. Tarcisio Bertone, a los otros Superiores, a los colegas y a los colaboradores y a la entera Curia romana, a los Representantes Pontificios. A todos soy cuantiosamente deudor. Me pongo, con trepidación, pero también con fe y serenidad, en este nuevo servicio al Evangelio, a la Iglesia y al Papa Francisco, dispuesto – como él nos ha pedido desde el inicio – a caminar, edificar- construir y confesar.

Que la Virgen, a la que me gusta invocar con los títulos de Monte Berico, Guadalupe y Coromoto, nos dé la valentía para caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor; para edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, que fue derramada en la Cruz; y de confesar la única gloria, el Cristo crucificado. Así la Iglesia seguirá adelante. Y, como se dice en Venezuela, ¡que Dios les bendiga!".