• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Padres se las ingeniaron para disfrazar a sus niños

Eviangely, de 4 años de edad, quería disfrazarse de Maléfica.  Su hermana mayor pasó tres días rodeada de cartón, papel periódico y teipe negro para elaborar los característicos cuernos de la bruja | William Dumont

Eviangely, de 4 años de edad, quería disfrazarse de Maléfica. Su hermana mayor pasó tres días rodeada de cartón, papel periódico y teipe negro para elaborar los característicos cuernos de la bruja | William Dumont

Entre las niñas los vestidos más populares fueron de princesas, mientras los varones prefirieron a Thor y el Capitán América

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer disfraz de Jolenny Almeira, de un año de edad, estuvo hecho con etiquetas de harina Pan, mantequilla, aceite vegetal, cubitos y pañales. “Lo que más costó conseguir fueron las etiquetas de la harina”, aseguró Adriana Hernández, madre de Jolenny. “Ya que no se consigue nada y los disfraces están tan costosos hay que ser original”, agregó la mujer que pasó la tarde de ayer exhibiendo el disfraz de la niña en el bulevar de Sabana Grande.

Eviangely, de 4 años de edad, quería disfrazarse de Maléfica. Su hermana mayor, Clideangely, de 13 años, pasó tres días rodeada de cartón, papel periódico y teipe negro para elaborar los característicos cuernos de la bruja.

Durante el asueto, el bulevar se convirtió en el punto de encuentro de quienes se quedaron en Caracas y querían mostrar sus disfraces. Entre las niñas, Blanca Nieves fue la princesa de Disney más popular. Aunque no faltaron Elsa de Frozen, Rapunzel y La Bella. Sin embargo, hubo quienes inspiraron sus atuendos en las tradiciones venezolanas. Aura Cadevilla, de 6 años de edad, fue una madama de El Callao. Su madre, Yecika Martínez, explicó que el disfraz se lo mandaron a hacer para una actividad en el colegio: “Fue más económico mandarlo a hacer que comprarlo en una tienda. Venimos de El Junquito. Nos ha gustado bastante el ambiente porque hay mucha seguridad”.

Funcionario de la Policaracas y la Policía Nacional Bolivariana estaban desplegados para resguardar a los peatones. Uno de ellos fue Sinkler Pereira, que una vez finalizó su turno se quedó en el bulevar caminando con la familia. Su hijo, también llamado Sinkler, estaba disfrazado de policía: “Fue idea del niño disfrazarse así porque quiere seguir mis pasos. En el día el bulevar ha estado tranquilo, se altera en las noches porque hay personas inescrupulosas que comienzan a lanzar las latas de las tánganas”.

Tampoco faltaron los superhéroes como Thor, el Capitán América y Spiderman.

Los más grandes también se disfrazaron. Eduardo Romero, de la tercera edad, paseó vestido del Chapulín Colorado –el año pasado fue como el Doctor Chapatín–: “Hay que recordar a Roberto Gómez Bolaños y toda la alegría que nos trajo”.