• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Pacientes sufren síntomas mientras esperan resultados

Juan Requesens Gruber sospecha que tiene el virus chikungunya | FOTO OMAR VÉLIZ

Juan Requesens Gruber sospecha que tiene el virus chikungunya | FOTO OMAR VÉLIZ

Un médico caraqueño padece fuertes dolores y fiebre desde el 17 de junio. Desde hace 15 días espera confirmación de diagnóstico de Min Salud

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La fiebre súbita, y un inusual e intenso dolor en la nuca que se extendía por toda la espalda alertaron a Juan Requesens Gruber de que algo andaba mal.

Requesens es médico traumatólogo. Con el malestar su labor diaria estaba impedida también por molestias que le dificultaban el movimiento de las muñecas. Un día, después del decaimiento y la fiebre repentina, no pudo levantar los brazos. Pese a haber sufrido episodios de lumbalgia en el pasado, el dolor que experimentó en la tercera semana de junio lo llevó a consultar sobre su padecimiento con la infectóloga Ana Carvajal.

La especialista, dedicada a revisar todos los datos sobre el virus del chikungunya que ataca a América desde diciembre de 2013, no dudó en avisar al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, centro indicado por el Ministerio de Salud para la notificación de casos sospechosos de la enfermedad.

Esas pruebas se aplicaron hace 15 días. El instituto prometió llamar a Carvajal para entregarle los resultados, pero aún no lo ha hecho.

Requesens afirma que no ha salido de Caracas. Aunque no hay diagnóstico oficial, sus síntomas coinciden con las características del virus transmitidos por la picada de los zancudos Aedes aegypti y Aedes albopictus.

“Tomé reposo de 10 días en cama, pero igual siguen los síntomas. Le comenté a Ana Carvajal que tenía alteraciones de sueño. Me acuesto a las 7:00 pm, pero después no puedo dormir. Hicimos todo el protocolo para conocer si es chikungunya, pero hay mucho misterio al respecto”, relató.

Eso coincide con otro de los comportamientos típicos de los pacientes con chikungunya: las dificultades para dormir. Requesens cuenta que por recomendación de la infectóloga fumigó el apartamento en el que vive con sus dos hijos y esposa. Aseguró que ha extremado las medidas preventivas para evitar una posible transmisión a su familia.

“Esta es una enfermedad muy incapacitante. No puedo mover las manos. Se me ha hecho muy difícil volver a trabajar”, expresó el médico convertido en paciente.

Como traumatólogo conoce bien las molestias que pueden causar las patologías en músculos y huesos; por ello afirma que la intensidad del dolor es parecida a los producidos por la artritis reumatoidea o la osteoartritis.


Virus en ascenso. En el lapso que ha transcurrido entre el análisis de sangre de Requesens y la evolución de la dolencia se han confirmado 8 casos de la enfermedad en la ciudad y otros 78 en el país. 5 días después del inicio de las manifestaciones clínicas en Requesens, Min Salud confirmó 4 casos importados de personas que viven en Caracas. De los 87 registrados oficialmente hasta el 31 de julio, 35 son autóctonos o padecidos por personas que no salieron del país.

“Aunque no me llamen nunca del instituto, estoy casi segura de que se trata de un caso autóctono de la enfermedad”, afirmó Carvajal.

A través de la cuenta Twitter de la Sección de Infectología del Instituto de Medicina Tropical Félix Pifano de la UCV se conoció que hasta el 31 de julio había otros seis pacientes con síntomas de chikungunya que eran objeto de estudio.

“Hoy en consulta del IMT, seis pacientes con clínica compatible de chikungunya. Esperando resultado de PCR de cuatro de ellos. Todos de Caracas”, escribieron en la cuenta @OnlineIMT.