• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Paciente con cáncer: "Sé que saqué el miedo de mi corazón con Yoga de la Risa"

Mery González, reidora activa, perteneciente del club Omrisas, contó lo que la hizo ingresar  a las terapias del Yoga de la Risa mientras lidiaba con cáncer de mama

Mery González, reidora activa, perteneciente del club Omrisas, contó lo que la hizo ingresar a las terapias del Yoga de la Risa mientras lidiaba con cáncer de mama

Mery González ingresó al Club Omrisas luego de los consejos de una compañera de tratamiento.  Allí conoció a su cirujano quien, afirma,  la ayudó junto a cambiar su estilo de percibir las cosas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mery González sufrió cáncer de mama hace un año. Por ello,  ingresó al club Omrisas a traves de los consejos de una compañera de tratamiento en el Helitac de Puerto Ordaz, que la vió con la capacidad para realizar las terapias de Yoga de la Risa mientras lidiaba con la enfermedad. Allí conoció a su cirujano mastólogo, Deisy Martínez, que la ayudó junto al doctor Luis Navas a cambiar su estilo de percibir las cosas.

“Llegué por mi compañera en la radioterapia, Juanita Rodríguez. Ella veía como yo animaba al grupo y bromeaba con las personas. Me vio competir con una amiga para llegar a los puestos de primera”, aseguró. 

Fue en ese momento cuando su compañera le dijo que ella que debería de estar en la Yoga de la Risa.“Yo dije: '¿y cómo se come eso?”, señaló. 

Su amiga le explicó cómo eran las terapias de risa y luego decidió entrar al club, a donde actualmente sigue yendo. “Me certifiqué. Sentí que era la herramienta que necesitaba. Antes lo hacía, animaba a todo el grupo sin saber que herramientas utilizaba. Ahora las sé y sé para qué las uso”.

“Sá que saqué el miedo de mi corazón, que pasó algo. Se alteró algo de mi cuerpo y, si el miedo sigue, puede volver. La idea es reír frente a todos esos acontecimientos para que sea lo que llene nuestra mente”, dijo.

"Si no se puede es porque no se podía; si no se dio es porque no se debía. Simplemente esto era lo que tocaba y había que disfrutarlo así; el hoy y el ahora”. agregó 

Cuando se refiere al cambio de  su compañera de tratamiento luego de las terapias de las risas, afirma que se siente orgullosa.   “Observo a Juanita y recuerdo a la de antes, con miedo y con estrés. La  veo ahora y me encanta lo que estoy viendo” culminó González.

Esta reidora activa, junto con otras mujeres que se encontraban en el pasillo del Helitac y que también pasaron por el mismo trance, creo una fundación a la que llamaron Ángeles Victoriosos en unión con Omrisas, donde a las personas que ingresan al oncológico las absorben "como un ángel, apoyándolas y ayudando para que se sientan victoriosos".