• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ocupantes en El Avila denuncian que desalojo no fue avisado

Así desalojan a invasores ilegales en Lídice y Manicomio

Foto Alexandra Blanco

Más de 300 familias que habitaban la parte alta del cerro en Lídice, serán reubicadas en refugios en Fuerte Tiuna y Maiquetía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Nadie nos informó lo que iba a suceder”, dijo María Isabel Polo con los ojos llenos de lágrimas, una habitante del sector de Manicomio, en Lídice, donde se inició la semana pasada el desalojo de viviendas ilegales en El Ávila.

A Polo y a otras 300 familias que habitan la parte alta detrás del Hospital de Lídice, el gobierno del Distrito Capital les dio un ultimátum el sábado pasado: tienen un día para desocupar las casas. El jueves, el vicepresidente para el Desarrollo del Socialismo Territorial, Elías Jaua, explicó que las viviendas están en una zona de alto riesgo y que ello viola la Ley de Ambiente.

“Estoy viviendo temporalmente con otro vecino que tiene 11 hijos. Somos tres familias en una casa. No me incluyeron en el censo porque estoy alquilando mi casa porque tengo niña especial. Ahora estoy en el limbo”, manifestó Polo.

Ayer los habitantes reclamaron que tenían poca información y tiempo para desalojar. Colchones, sillas, escaparates y cocinas permanecían aún atrapados debajo de los escombros de algunas casas que habían sido removidas la semana pasada.

“Mi casa la tumbaron sin aviso, con cocina y todo”, dijo Fanny Barrosa, quien se enteró del hecho cuando regresó de su trabajo.

Los vecinos informaron que el Instituto Municipal de Gestión de Riesgos y Administración de Desastres elaboró un censo, pero muchas personas aún no aparecen en la lista.

Las personas desalojadas, de nacionalidad venezolana, son enviadas a refugios de Fuerte Tiuna; mientras que los extranjeros (en su mayoría colombianos) son trasladados a Maiquetía.

“Nos han amenazado con que sino desalojamos, nos van a meter presos y deportarán a los indocumentados”, denunció una mujer que no quiso revelar su nombre

La mayoría de las familias tiene entre 20 y 40 años viviendo en esta parte del cerro. Yolimar Cortecero afirmó que las nuevas invasiones, de hace algunos meses, fueron las que motivaron la medida, pues el gobierno había advertido la necesidad de frenar las ocupaciones.

“En 40 años que tengo aquí, primera vez que veo esto. Tengo dos bebés; para meterme en un refugio se me hace difícil. Nos tienen presionados. Después de tanto tiempo es que nos dicen que esto es de Inparques”, refirió Juan Salvador, habitante de una de las casas que serán derrumbadas hoy.

 

El Dato. Se creará un módulo de Inparques para el resguardo del patrimonio natural en las 3,5 héctareas de demolición entre La Pastora y Lídice, dijo el vicepresidente para el Desarrollo del Socialismo Territorial, Elías Jaua.

Los vecinos afectados denunciaron que el proceso de reubicación no asegura los derechos de los niños a una vivienda y a continuar con sus estudios.