• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Obras hospitalarias siguen inconclusas

Hospital Materno Infantil

Hospital Materno Infantil

En 2007 se aprobó un crédito adicional de Bs 1,35 millardos para reparaciones en 62 centros, que no registran suficientes avances

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace año y medio, la ministra de Salud, Eugenia Sader, admitió irregularidades que eran públicas y notorias: obras hospitalarias que comenzaron en 2007 no se habían terminado y las empresas contratistas incurrieron en incumplimiento. Cinco años después de que empezaran los trabajos, en varios centros asistenciales aún tienen la esperanza de que termine la larga espera.

En 2007 la Asamblea Nacional aprobó un crédito adicional de 1,35 millardos de bolívares para remodelar 62 hospitales del país –10 de ellos localizados en Caracas–. Sin embargo, esas obras no se culminaron en el tiempo establecido en el cronograma. Un paro médico que se mantuvo de junio a septiembre de 2011 sirvió de presión para que se reanudaran los trabajos.

En el Hospital José Ignacio Baldó de El Algodonal, una médica que prefirió mantenerse en el anonimato dijo que, después de años de espera, se culminó el servicio pediátrico. En otros centros de salud, como el José María Vargas y el J. M. de los Ríos, también han avanzado poco a poco las obras.

 

Sin sanción. Un informe publicado en 2008 por el ex diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela, Tirso Silva, denuncia irregularidades en los contratos de las empresas que se encargaron de los trabajos en 2007.

El vicepresidente Nicolás Maduro dijo en septiembre de 2011, después de una reunión de emergencia en el Hospital J. M. de los Ríos, que estaban al tanto de esa situación y que citarían a los contratistas para sancionarlos. Pese a que ha hecho seguimiento cercano del caso, Carlos Walter, ex ministro de Sanidad y director del Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela, señala que no ha tenido noticias de ninguna sanción.

Una médica que participó en el Comité de Conflicto en 2011 –que tampoco accedió a dar su nombre– indicó que tuvo noticias de que se abrió un procedimiento legal contra las empresas que incumplieron, pero desconoce si han aplicado las sanciones del caso.

 

(RECUADROS)

J. M. de los Ríos:

un año después

La situación del Hospital J. M. de los Ríos ha cambiado en seis meses. Aún hay algunos mosaicos desprendidos de las columnas y el edificio se ve viejo, pero las obras prometidas avanzan paulatinamente.

La cocina que se encuentra en la planta baja, por ejemplo, está prácticamente terminada –a diferencia de junio de este año, cuando los obreros levantaban nubes de polvo–. Las áreas son blancas y espaciosas, pero aún la puerta está cerrada y los alrededores están llenos de materiales.

Huníades Urbina, director del centro de salud, informó que este lugar tiene 80% de avance y que estará listo a finales de enero –un año después de la fecha prometida por el vicepresidente Nicolás Maduro, tras la reunión con los médicos del hospital–.

Los quirófanos que se prometieron en 2007 aún no se han inaugurado. Todavía se deben hacer las operaciones en los dos quirófanos de emergencia. Sin embargo, la obra está adelantada: entre otras cosas, ya se remodelaron los pisos y paredes; el área de pre-anestesia tiene camas con cortinas; el aire enfría suficientemente. Urbina señaló que la infraestructura de los siete quirófanos está lista y que sólo faltan algunas pruebas. “En enero podrá inaugurarse”, prometió.

Un pasillo del piso 4, donde funciona hospitalización, está desordenado y con materiales de construcción. Urbina explicó que esta obra no estaba considerada en el proyecto inicial y que es responsabilidad del VI Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Agregó que el presupuesto fue insuficiente y que ahora esperan por los recursos que se necesitan para terminar.

Las residencias médicas siguen en obras y el servicio de hemodiálisis está listo pero le faltan algunos equipos. “Muchos trabajos comenzaron hace cuatro años. En estos 10 meses que tengo como director se hicieron obras nuevas como la emergencia. No sé por qué antes no se había avanzado, pero este fue un compromiso que adquirimos y se está cumpliendo”, señaló Urbina.

 

Hospital Vargas:

concluido a medias

La entrega de la emergencia del Hospital José María Vargas ha sido prometida varias veces. Después de cinco años de haber asignado recursos para esta obra –33 millones de bolívares para todos los trabajos de este centro de salud en 2007, y más de 60 millones de bolívares en 2011–, la estructura está avanzada. Los obreros trabajaban el 19 de diciembre en la culminación.

José Carrillo, director del centro de salud, señaló que la estructura está lista, pero hace falta la dotación de equipos –que ya está en el hospital– y la conexión de los gases medicinales, además de otros detalles de ingeniería. “No sé para cuándo se pueda inaugurar”, reconoció.

Entre otras obras que se han avanzado está el edificio de Anatomía Patológica, en el que el sótano y la planta baja lucen nuevos. Carrillo señaló que hace falta remodelar el resto de la edificación. También, dijo, está culminada la impermeabilización, pero se debe realizar ese trabajo en el anexo que se encuentra junto a la Escuela Vargas.

 

Periférico de Catia:

faltan quirófanos

El Hospital Periférico de Catia Ricardo Baquero González no fue incluido en el crédito adicional aprobado en 2007 por la Asamblea Nacional. Sin embargo, padece de igual modo las fallas constantes de infraestructura y equipos. Si bien en enero se inauguraron tres de los seis quirófanos, actualmente las fallas persisten.

Un médico del centro de salud, que prefirió mantenerse en el anonimato, dijo que de esos tres quirófanos remodelados actualmente funcionan dos. Eso quiere decir que las operaciones están restringidas a las emergencias y las electivas deben esperar. “Con dos quirófanos no se pueden resolver esas intervenciones. Todos los días quedan entre dos y tres pacientes por fuera”, explicó el galeno.

Los otros tres quirófanos, agregó, están clausurados. La sala de cuidados intensivos está inactiva desde hace cinco meses, no por las fallas de infraestructura sino por falta de tomas de oxígeno.