• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

ONU pide rendir cuentas sobre el Plan Mamá Rosa

El comité expresa preocupación por la crisis de salud | Foto Raúl Romero / Archivo

El comité expresa preocupación por la crisis de salud | Foto Raúl Romero / Archivo

Desde Ginebra se exige mostrar los resultados de las políticas de igualdad y equidad de género 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mama Rosa, el programa bandera de la política pública en materia de igualdad y equidad de género fue evaluado por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas, el cual recomendó al Estado su revisión “con el fin de garantizar que se aborden adecuadamente todos los ámbitos cubiertos por la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, incluidos indicadores mensurables, un calendario y un mecanismo de seguimiento, y que los recursos financieros, humanos y técnicos adecuados sean asignados para su ejecución”.

La falta de rendición de cuentas sobre este tipo de planes ha sido objeto de debate permanente.  Mama Rosa (denominado así en honor de Rosa Inés de Chávez, la abuela del presidente Hugo Chávez) es el tercero, corresponde al período 2013-2019 y se fundamenta en el llamado Plan de la Patria. Asume como “objetivo histórico” la erradicación del patriarcado como expresión del sistema de opresión capitalista y la consolidación de la igualdad y equidad de género con valores socialistas. Se divide en cinco áreas: política e ideológica, económica, social, cultural y ambiental.

La poca información disponible no satisface a los expertos de la ONU encargados de velar por el cumplimiento de las obligaciones internacionales contraídas por el Estado Venezolano.

El Comité también instó al Estado a invitar a participar a las organizaciones de derechos de las mujeres en la revisión del Plan Mamá Rosa.

La ONU, como buena parte del movimiento de mujeres de Venezuela, preferiría que la igualdad y equidad de género tuviera rango legal. Por eso el Comité pidió al Estado dar celeridad a la aprobación del proyecto de ley sobre los derechos de las mujeres a la igualdad y a la equidad de género.

El proyecto está engavetado en la Asamblea Nacional desde 2007. “Y pareciera que no tiene dolientes”, expresó Isolda Heredia de Salvatierra, directora del Observatorio Venezolano de los Derechos Humanos de las Mujeres. Explicó que desde 1989 los derechos de las mujeres eran defendidos por una comisión bicameral. A partir de 1999 los asuntos de la mujer pasaron a la Comisión de Familia, y en la última legislatura quedaron a cargo de la Comisión de Desarrollo Social, que también se dedica a otros 10 temas. “Estamos marginadas e invisibilizadas en la Asamblea Nacional”, afirma Heredia de Salvatierra.

Otra vez el aborto. Una vez más Naciones Unidas instó al Estado venezolano a revisar la penalización del aborto, pues considera que la ley venezolana obliga a las mujeres a recurrir al aborto inseguro, “que a menudo daña la salud de la mujer embarazada y en ocasiones resulta en la muerte”. Específicamente se recomendó modificar la legislación para despenalizar el aborto en casos de violación, incesto, riesgo para la salud de la madre y malformación fetal grave, retirar las medidas punitivas para las mujeres que se someten a aborto y asegurar la disponibilidad de servicios de aborto.

En materia de salud la preocupación es “profunda” por: a.- las tasas de mortalidad materna elevada a pesar de las medidas adoptadas para reducirla; b.- el elevado número de embarazos de adolescentes, muchos de ellos resultan en mortalidad materna; c.- los informes de que los servicios de salud adecuados, en particular los servicios de salud sexual y reproductiva, el tratamiento del cáncer, así como los anticonceptivos, incluidos los anticonceptivos de emergencia, no siempre están disponibles y accesibles; d.- la escasez del tratamiento antirretroviral para las mujeres que viven con el VIH/sida y la discriminación que sufren por ello, y e.- la deserción de la educación de las madres adolescentes y la ausencia de una educación apropiada a la edad sobre la salud y los derechos sexuales y reproductivos en los programas escolares.

Más educación sexual y menos embarazo precoz
El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas se hizo eco de las deficiencias que existen en Venezuela en materia de educación sexual.

Al respecto el informe indica: “Los programas deben abordar el derecho de las mujeres a tomar sus propias decisiones en materia de salud reproductiva y sexual, y proporcionar información sobre cómo prevenir el embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual. Los maestros deben recibir una formación adecuada para manejar estos temas con sensibilidad y profesionalismo”.