• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

44 ONG piden matrimonio igualitario

Miles de firmas respaldan el proyecto de ley de matrimonio civil igualitario que consignarán en la AN / Foto Reuters

Miles de firmas respaldan el proyecto de ley de matrimonio civil igualitario que consignarán en la AN / Foto Reuters

Protección a las familias fundamenta el matrimonio igualitario de la propuesta legal, que logró vencer la polarización política de los activistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Venezuela si una pareja heterosexual acude al procedimiento de vientre subrogado para tener un hijo, solo la mujer que lo gestó y lo parió es reconocida legalmente como madre. La situación de aparente injusticia es más complicada y controversial si se trata de una pareja de dos mujeres: si una proporciona el óvulo y la otra el vientre, solamente la segunda tendría derechos sobre el niño o la niña, aunque la carga genética sea aportada por la primera. Esta y otras desigualdades podrían resolverse a través del proyecto de ley de matrimonio civil igualitario que consignarán ante la Asamblea Nacional 44 organizaciones no gubernamentales lideradas por Venezuela Igualitaria, el 31 de enero próximo.

Los problemas derivados de la discriminación por orientación sexual e identidad o expresión de género son muchos. Si una pareja homosexual vive en unión de hecho y uno de ellos muere, el sobreviviente queda totalmente desprotegido. Ya es difícil para una pareja heterosexual, pues para demostrar la relación concubinaria es necesario afrontar un juicio que puede demorar varios años. Y, en el caso de parejas del mismo sexo, como el heredero no es reconocido como familiar del fallecido puede pagar en impuestos sucesorales hasta 75% del 50% que le correspondería como cónyuge. Si están casados no habría mayor cosa que demostrar. Por eso, es el matrimonio y no la simple unión de hecho la que brinda mayor protección a la familia, argumentan los promotores del proyecto de ley.

Giovanni Piermattei, vocero de Venezuela Igualitaria, ofrece más ejemplos: “Para las parejas del mismo sexo se lograría protección estatal contra la violencia intrafamiliar, la posibilidad de adquirir bienes y pólizas de seguros como cónyuges, la visita conyugal en los establecimientos penitenciarios”.

José Ramón Merentes, de Unión Afirmativa de Venezuela, suma otros casos reales que justifican la regulación del matrimonio entre personas del mismo sexo: “Si tú eres testigo de un delito por el cual es imputado tu pareja del mismo sexo, no estás exceptuado de declarar en su contra, como sucede con las parejas heterosexuales. Tenemos mas de cinco años esperando respuesta del Ministerio de Salud, para que las parejas del mismo sexo disfruten de los beneficios de la seguridad social, entre ellas la pensión de viudez".

“El cambio que se propone es simplemente la sustitución de los términos “marido y mujer” por “personas” en el Código Civil y todas las demás leyes que se refieran al matrimonio”, resume Tamara Adrián, de Diverlex.

Derechos por encima de todo. Adrián explica que en todos los países donde existe reconocimiento legal del matrimonio igualitario, se ha producido un inusual consenso entre los actores sociales y políticos, en el entendido de que se trata de la reivindicación de los derechos humanos a la no discriminación y libre desenvolvimiento de la personalidad.

La jurista advierte que no existe un solo tipo de familia, como se señala en forma explícita en la Ley de Protección de las Familias, la Maternidad y la Paternidad, vigente desde 2007: “El Estado protegerá a las familias en su pluralidad sin discriminación alguna de los y las integrantes que la conforman, con independencia de origen o tipo de relaciones  familiares”.

Sin que necesariamente corresponda a una política de Estado favorable a la sexodiversidad, en los últimos años se han incorporado a la legislación venezolana normas que parcialmente proscriben la discriminación por orientación sexual e identidad o expresión de género. Específicamente en las leyes del trabajo, poder popular, sector bancario y contratos de arrendamiento de vivienda.

Los promotores del matrimonio igualitario van a la Asamblea Nacional, apertrechados con parte del discurso del oficialismo, pues invocarán algunos objetivos del Plan de la Patria: “construir una sociedad igualitaria y justa”, incorporar la perspectiva de igualdad de género en las políticas públicas”, promover la no discriminación y la protección a los grupos vulnerables, y promover el debate y reflexión de los derechos de la comunidad sexodiversa”.

Piermattei, simpatizante del gobierno, razona que “la construcción del socialismo progresista del siglo XXI” (como se indica en el proyecto) se fundamenta en la inclusión, por lo cual la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional debe ser coherente y detener la exclusión de gays, lesbianas, travestis, transexuales, transgéneros, bisexuales e intersexuales, mediante una legislación que reivindique la igualdad". Adrián y Merentes, que no simpatizan con el gobierno, agregan que la defensa de derechos humanos está por encima de ideologías e intereses partidistas.

¿Padre y madre o familias diversas?

El 28 de febrero de 2008, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia rechazó el matrimonio de personas del mismo sexo, al considerar que el artículo 77 de la carta magna admite una sola posibilidad: que sea entre un hombre y una mujer. Distinto ha ocurrido en México, Colombia y Brasil, cuyas constituciones definen el matrimonio similar a la Constitución venezolana y a través de sentencias judiciales se sobrepuso el principio de no discriminación para aprobar el matrimonio igualitario.

Al respecto, la profesora de la UCV María Candelaria Domínguez Guillén observa: “En el estado actual de nuestra normativa no es suficiente tal principio para sustentar la propuesta, porque el matrimonio y el concubinato continúan por expresa disposición constitucional siendo esencialmente concebidos entre un hombre y una mujer. Se trata de uno de los escasos supuestos en que por sus implicaciones familiares, el sexo, o más bien, la necesidad de diversidad de sexos, sigue siendo fundamental en nuestro ordenamiento”.

La especialista sostiene que la pretensión de matrimonio igualitario incluye otras complejidades, como el derecho a tener un padre y una madre, que involucra el interés superior del niño: “La necesidad de la infancia de una “figura paterna” y otra “materna” no parecen encontrar parangón en la unión homosexual”.


EL DATO: 19.609 firmas respaldan el proyecto de ley, entre ellas las de Leopoldo López, Delsa Solórzano, Adán Chávez, Jorge Luis García Carneiro, Tania Díaz, Eduardo Piñate, Carlos Sierra y Eduardo Lima