• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El Nobel de medicina se lo llevaron descubridores del GPS del cerebro

Britt (izq.) dirige el Centro de Computación Neuronal de Trondheim. Moser (cent.) completó el rompecabezas de las "células cuadrículas". O'Keefe halló las células de posicionamiento | Fotos EFE / AP

Britt (izq.) dirige el Centro de Computación Neuronal de Trondheim. Moser (cent.) completó el rompecabezas de las "células cuadrículas". O'Keefe halló las células de posicionamiento | Fotos EFE / AP

El estadounidense John O’Keefe, y los noruegos May Britt Moser y Edvard Moser fueron reconocidos por sus trabajos sobre la representación de los espacios físicos en el cerebro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La posibilidad de saber dónde se está y cuál debe ser el camino a tomar para ir de un espacio a otro requiere de un trabajo neuronal complejo. La pareja de científicos noruegos May Britt Moser y Edvar Moser y el estadounidense John O’Keefe fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2014, por sus estudios sobre los mecanismos cerebrales para representar el espacio físico.

Coloquialmente, los científicos son los descubridores del “GPS cerebral". La investigación comenzó en 1971, cuando O’Keefe halló la primera pieza del sistema de ubicación: las células de posicionamiento. 

En un experimento con ratones, O’Keefe encontró un tipo de células en el área del cerebro llamada hipocampo, que se activaban cada que vez que el animal se encontraba en un lugar determinado de una habitación. El científico, que hoy es director del Centro Wellcome Sainsbury de Circuitos Neuronales y Comportamiento en el University Collage de Londres, concluyó que el hipocampo genera gran cantidad de mapas, representados por la actividad de las células de posicionamiento que se activan en cada ambiente y que en esa zona cerebral se almacenaba la memoria de esos entornos visitados.

En 2005, May Britt Moser, directora del Centre for Neural Computation de Trondheim, y su esposo, Edvard Moser, director del Kavli Institute for Systems Neuroscience de Trondheim, en Suecia, hallaron otra de las piezas faltantes en el rompecabezas de la geolocalización del cerebro.

Las “células cuadrículas”, ubicadas en la corteza entorrinal del cerebro, generan un sistema de coordenadas que permiten el posicionamiento preciso al momento de la búsqueda de caminos. Su investigación, también realizada con ratones, demostró que las células de posicionamiento y las cuadrículas son las encargadas del desplazamiento sin error. El circuito establecido entre ambos tipos de células constituye el GPS del cerebro.

Aunque los estudios de los tres científicos se hicieron con ratas, ha habido otros más recientes con pacientes humanos sometidos a técnicas neuroquirúrgicas, que han permitido demostrar que las personas también disponen de la compleja interconexión neuronal que, a través de las células cuadrículas y de posicionamiento, permiten la interacción en el espacio físico. El Premio Nobel de Medicina es el primero que la academia sueca entrega esta semana. En los próximos días seguirán los de Física, Química, Literatura, Economía y el de la Paz. Todos los galardonados reciben un premio en metálico de 880.000 euros.

El Dato
Las personas con Alzheimer tienen afectaciones en el hipocampo y la corteza entorrinal, lo que hace que no puedan reconocer su entorno. Aunque no hablan de aplicaciones clínicas a mediano o corto plazo, investigadores creen que los descubrimientos sobre el “gps cerebral”, ayudarán a comprender el mecanismo de pérdida de memoria que afecta a los pacientes de Alzheimer.