• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Niños de la escuela Andrés Bello reciben clases dos veces a la semana

El fuego dañó mosaicos históricos del área de la dirección y quemó hasta el techo/ Foto: Manuel Sardá

El fuego dañó mosaicos históricos del área de la dirección y quemó hasta el techo/ Foto: Manuel Sardá

En febrero se incendiaron los salones desde 1º hasta 6º grado. No los han reparado. También hay inasistencias por falta de comida. Calculan 45 días perdidos desde febrero.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 26 de febrero, la estructura más antigua de la escuela nacional Andrés Bello, en Antímano, se incendió. La dirección, la biblioteca, la sala de informática y 6 salones quedaron negros e inutilizables luego de que las llamas los abrasaran. Los niños que ven clases en el turno de la mañana fueron los más afectados: de 1º a 3º grado asisten solo lunes y miércoles, de 4º a 6º grado van martes y jueves, y los viernes siguen sin actividades escolares por decreto presidencial. Docentes calculan que se han perdido hasta 45 días de actividades. Los muchachos del turno de la tarde están recibiendo clases en el Instituto Universitario de Tecnología Mariscal de Sucre, pero esta semana la falta de agua lo impidió.

A eso se suma una alta cantidad de inasistencias por mala alimentación. “Los niños no vienen porque amanecen en las colas o porque no tienen qué comer. Desde hace 2 años no tenemos PAE y el Ministerio de Educación nos dice que tenemos que conseguir cocina y neveras industriales nosotros”, dijo Ángel Dávila, profesor de Educación Básica.

Desde el siniestro, la única puerta de acceso a la institución es la de preescolar. Los 1.300 alumnos que se forman en la escuela Andrés Bello deben pasar todas las mañanas frente a un botadero de basura. En la entrada oficial, clausurada, hay un puesto informal de venta de ropa.


A pesar de que VTV y Ciudad Caracas anunciaron recientemente la recuperación del espacio, El Nacional constató que el área sigue calcinada. Las paredes están negras y levantadas, los mosaicos históricos se cayeron y en los techos altos se ven los vestigios del fuego. Se perdieron 76 computadoras Canaima, un equipo de sonido, instrumentos musicales, libros, mapas y muebles.

“El Concejo Municipal de Libertador nos ayudó a limpiar los escombros y nos dieron unos cuñetes de pintura. La Alcaldía Metropolitana también nos dio pintura, pero lo primero que necesitamos es frisar las paredes, recuperar la infraestructura, y no podemos hacerlo hasta que la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas nos dé un informe que lo avale”, explicó ayer Mayerling Méndez, representante de dos alumnos de la escuela.

Ingenieros de la comunidad han evaluado la estructura y aseguran que no hay mayores daños, pero por tratarse de un edificio declarado Patrimonio Cultural de Caracas por decreto presidencial, es necesario que Fundapatrimonio supervise cualquier arreglo.

El informe del CICPC confirmó lo que sospechaban: el incendio fue iniciado intencionalmente. La institución ha perdido materiales a manos de ladrones que ingresan por el techo o trepan paredes. “El rumor es que quieren sacar a los niños del colegio para construir un centro comercial o viviendas. Es sospechoso porque dos días antes la directora se jubiló y ahora nos dicen que no quieren un director ‘guarimbero”, aseguró otro docente.

En la institución estudiaron Trino Mora y Oscar D’León.