• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Niños que asistieron a exequias pueden sufrir trastorno de ansiedad

Niños que asistieron a exequias de Hugo Chávez pueden sufrir trastorno de ansiedad / EFE

Niños que asistieron a exequias de Hugo Chávez pueden sufrir trastorno de ansiedad / EFE

Recomiendan a los padres estar atentos a cambios de conducta que puedan relacionarse con traumas por los funerales presidenciales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que comenzaron los actos fúnebres en honor al presidente Hugo Chávez innumerables niños de todas las edades han sido llevados a las exequias. Funcionarios de la Guardia de Honor apostados al lado del féretro ayudaron a los padres a levantar a los pequeños para que vieran al mandatario en la urna.

Los especialistas advierten que se trata de una visión que puede ocasionar trastornos de ansiedad y problemas de conducta futuros y exacerbar miedos y temores en los niños. María Antonieta López, psicólogo clínico y especialista en estrés postraumático, afirma que no es aconsejable llevar a niños y niñas a un acto fúnebre de grandes dimensiones como éste, porque no tienen la madurez suficiente para procesar su significado y, mucho menos, entender el ritual de contemplar el cadáver. Se trata de una imagen de alto impacto que puede ocasionarles traumas futuros, advierte.

Opina que esa situación, quizás experimentada por primera vez, aunada al desespero de los asistentes, puede originar cambios de conducta y miedo a la muerte. Entre las posibles secuelas cita: trastornos de ansiedad y del sueño, pesadillas, agresividad, llanto, miedo y dolor de estómago o de cabeza, además de comportamientos compulsivos, como morderse las uñas.

La especialista asegura que antes de los 6 años de edad el niño no entiende el concepto de la muerte. “Los expertos estudiaron, por ejemplo, los sucesos de Madrid del 11 de marzo de 2004, y encontraron que los niños de 8 a 10 años de edad que vieron las imágenes por televisión presentaron problemas de conducta”, señala.

En la niñez, la muerte puede verse como separación o abandono y percibirse como un castigo. “Es un hecho que se debe abordar de forma clara y con un lenguaje que todo niño pueda entender, de acuerdo con su edad y grado de desarrollo. Las terapias de duelos traumáticos en niños son frecuentes. Hay protocolos de atención psicológica que requieren hasta 16 sesiones en consulta”, añade.

Hablar claramente

Ocultar lo ocurrido tampoco es una solución. El psiquiatra Jean Raymond Bastien, asesor internacional de la Unidad de Psicotrauma de Valencia, España, que actualmente está en el país, considera que un evento como este no se debe ocultar a los niños y que es necesario hablarles claramente.

Destaca que a niños, niñas y adolescentes les afecta ver a sus padres afligidos y fuera de control. De no manejarse la situación de manera adecuada pueden desarrollar con el tiempo estrés postraumático, agrega.

Destaca que el papel de los maestros es clave y señala que en Estados Unidos, cuando ocurren eventos trágicos, promueven terapias de grupo para que los niños hablen y se desahoguen. Recomienda a los adultos estar pendientes de los cambios de conducta y de comportamiento, que ameriten una intervención.

Aceptación

El psiquiatra Tadeo Medina, profesor titular del Departamento de Salud Mental de la Universidad de Carabobo, autor de una tesis doctoral sobre
Antropología de la Muerte, señala que en nuestra cultura no es extraño que los niños asistan a velorios.

Medina no cuestiona que hayan sido llevados a las exequias. Refiere que en nuestro medio ha cambiado la construcción sociocultural de la muerte y que se percibe como algo natural.

Agrega que algunas costumbres que se han modificado son: que los velorios se hacen en funerarias y no en las casas, los cementerios pasaron de ser panteones a parques y jardines y las funerarias maquillan a los difuntos para enmascarar la muerte. Añade que en la medida en que se humanice la muerte y se acepte como un proceso biológico, se verá como algo natural.

Contacto

Consultas gratuitas

www.psicotrauma.com