• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

The New York Times: Venezolanos hambrientos huyen en botes para escapar del colapso económico

Venezolanos migrantes dejando su país en un bote de contrabando | Foto Meredith Kohut The New York Times

Venezolanos migrantes dejando su país en un bote de contrabando | Foto Meredith Kohut The New York Times

El éxodo de personas con destino a Curazao fue tema para el medio estadounidense, quienes relataron cómo es el viaje a la isla caribeña cruzando un mar difícil con bandas armadas y barcos de la guardia costera en búsqueda de inmigrantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El medio The New York Times publicó un artículo sobre  la nueva forma que tienen los venezolanos para alejarse del país: huir en balsas a Curazao. Un relato de cómo un grupo de connacionales zarparon en botes pesqueros con contrabandistas para encontrar suerte en otro país, pero de forma ilegal fue el enfoque del periodista Nicholas Casey.

Llevar escondidos a los pasajeros y dejarnos en el mar cerca de la costa es una práctica que se ha hecho común para los que buscan una nueva vida con trabajo, dinero y comida.

“Más de 150.000 venezolanos han huido del país en el último año, el número más alto en más de una década, según los estudiosos del éxodo”, señalan en el texto.

Destacan que desde 2015 aproximadamente 30.000 venezolanos se han ido a regiones fronterizas como Brasil, hecho que ocasionó que  autoridades cariocas deban patrullar los ríos y autopistas.

“Algunos están pagando a los contrabandistas más de $ 1.000 por persona para llegar a ciudades como Manaos y São Paulo, dicen funcionarios, mientras que otros simplemente logran cruzar la frontera hacia Brasil. En Pacaraima, una pequeña ciudad fronteriza brasileña, cientos de niños venezolanos están matriculados en escuelas locales y familias enteras están durmiendo en las calles de la ciudad”, afirman.

El viaje a Curazao es de aproximadamente 60 millas cruzando un mar difícil con bandas armadas y barcos de la guardia costera en búsqueda de inmigrantes. Al llegar a  la isla caribeña los venezolanos deben esperar ocultos en los arbustos esperando a sus contactos para así ingresar a la vida económica de la isla. Limpiando pisos de restaurantes, vendiendo baratijas en las calles e incluso prostituyéndose.

Pulse aquí para leer la información completa en The New York Times