• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Necesitamos que el ministerio saque los cargos a concurso”

Huníades Urbina, director del J. M. de los Ríos/ Omar Veliz

Huníades Urbina, director del J. M. de los Ríos/ Omar Veliz

Huníades Urbina, director del Hospital J. M. de los Ríos, señala que hay déficit de médicos en varias especialidades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La denuncia hecha por madres de pacientes con enfermedades de la sangre sobre la falta de especialistas en Hematología y la escasez de catéteres de varias medidas para atender a los niños que deben acudir al Servicio de Hemodiálisis del Hospital J. M. de Los Ríos tuvo eco: ayer, una comisión de la Presidencia de la República visitó el centro asistencial y se comprometió a dar solución a los problemas.

Huníades Urbina, director del Hospital de Niños, recordó que ese centro de salud atiende anualmente a 200.000 pacientes de todo el país. Pese a las limitaciones de personal humano, de insumos y de espacio, aseguró que continuarán prestando servicios.

Destacó que el déficit de médicos y enfermeras denunciado por el grupo de madres está presente en otras especialidades como Terapia Intensiva, Oncología, Anestesiología y Neonatología.

—¿Por qué el hospital no tiene médicos? ¿Qué los alejó de los posgrados?

—Los médicos no vienen por varios factores. La estructura del hospital puede ser una de ellas. La gente que trabaja para el Seguro Social gana más que los que estamos en el Ministerio de Salud. Allá te absorben inmediatamente, pero en Salud no tenemos ese sistema. Si se mejoran los sueldos, a lo mejor se hace atractivo otra vez. Hematología, por ejemplo, requiere 3 años de formación en Pediatría y otros 3 de especialización. Estudian casi 20 años. Muchos dicen que después de estar estudiando tanto tiempo, el sueldo no es atractivo. Aquí tenemos 18 posgrados. Algunos se han declarado desiertos en los 2 últimos años, como Hematología y Neonatología. Hay un curso de extensión en Anestesiología, que no se está dictando. Tampoco tenemos gente en Terapia Intensiva. Hemos tenido que contratar jubilados porque no hay médicos; si no, se queda el servicio vacío. Tenemos alumnos extranjeros formándose  aquí, pero cuando terminan se van; mientras estudian resuelven el déficit, pero cuando terminan sigue el problema.

—La formación de los especialistas toma tiempo, es una solución a largo plazo. ¿Cómo se resuelve la crisis de este momento?

—Necesitamos que el Ministerio de Salud saque los cargos a concurso, que los pongan en la prensa nacional. Así la gente dirá si le interesa venir al Hospital de Niños. Aquí se trabaja con el boca a boca. Esperamos que con la apertura de las áreas remodeladas el hospital se haga atractivo. Dentro de 15 días más o menos se abrirán 7 quirófanos remodelados. En los últimos 8 meses se reanudaron las obras de reparación que estaban paralizadas. Hay varias que están por terminar.

—Aparte de la necesidad de recurso humano, ¿qué otras prioridades debe atender el hospital?

—Aunque sabemos que es una petición que se debe cumplir a largo plazo, necesitamos una sede nueva. Este hospital es viejo, si reparamos aquí se rompe por allá. Se atienden entre 150.000 y 200.000 pacientes al año con la capacidad que tenemos. Los espacios tienen que crecer porque la demanda crece. Sabemos que no es fácil, pero es necesario; el problema puede solucionarse con un anexo, pero tenemos que expandirnos porque no cabemos. Hay que dejar claro que aunque estamos apretados, aquí no le cerramos la puerta a nadie. También se necesita un servicio de apoyo a los familiares. Hay un servicio de psiquiatría infanto-juvenil que atiende al niño, pero la familia también lo necesita porque tienen que afrontar una realidad que es una muerte o una enfermedad crónica.

—Las madres del área de Hematología pidieron ayer que se no se acepten pacientes de estados donde hay especialistas en el área. ¿Qué opina?

—Las entendemos porque sienten que sus hijos son lo más importante, pero tenemos que ver a los 200.000 pacientes. Ellas ya están en el Hospital de Niños y por eso lo dicen. Si alguna de ellas estuviera en Tucupita con un niño enfermo, lucharía por venir como sea. Las madres ven a su paciente. Ellas ven que su hijo es lo primero y las que tienen al lado también lo ven así. Nosotros tenemos que ver el universo completo.

El mismo presupuesto

El ex ministro de Sanidad Rafael Orihuela denunció que el presupuesto previsto para la salud en 2013 es igual al aprobado en 1989.

El médico explicó que el gasto del Ministerio de Salud para el próximo año equivale a 2% del producto interno bruto, es decir, 24 millardos de bolívares.

“Para las enfermedades de alto costo se destinan 184 millones de bolívares, que pueden alcanzar más o menos para 100 personas”, dijo.

Ayer, la presidenta de la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional, Dinorah Figuera, criticó las asignaciones destinadas al área de salud para el año entrante. Aseguró que el Parlamento aprueba todos los años un presupuesto insuficiente, lo que obliga a solicitar créditos adicionales e impide la planificación correcta de las políticas públicas en salud.