• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Marina Morillo reveló el drama que vive como paciente de cáncer en Maracaibo

Marina Morillo gastroenteróloga y sobreviviente de cáncer de seno

Marina Morillo gastroenteróloga y sobreviviente de cáncer de seno

La escasez de medicamentos se agudiza en el occidente del país y la cercanía con la frontera obliga a los pacientes a buscar otras alternativas, comprando las medicinas en Colombia al doble de su precio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Marina Morillo es gastroenteróloga en la Policlínica Amado de Maracaibo del estado Zulia. Durante sus consultas ha diagnosticado a varias personas con cáncer de colon y dijo que aunque el ministerio de salud no dé cifras, los doctores de la entidad saben que hay miles de pacientes con cáncer en el estado.

Aseguró que no conocía la magnitud de la enfermedad hasta que le sucedió a ella. En marzo de 2011 fue diagnosticada con cáncer de mama y le practicaron una mastectomía; posteriormente fue sometida a 40 sesiones de radioterapia y 6 de quimioterapia.

A pesar de que no tuvo problemas con las radiaciones, Marina sufrió todos los efectos secundarios de las quimioterapias: “me dieron nauseas, vómitos, mareos, se me bajaron las defensas y se me cayó el cabello”.

Morillo añadió que al terminar ese proceso se aferró mucho a Dios, a Jesús de la Misericordia y a la Hermana Francisca de Maracaibo, monja que dedicó su vida a los Zulianos y ellos le demuestran su devoción. Su cáncer era de origen hormonal y el oncólogo tratante le recomendó iniciar un tratamiento de bloqueo de hormonas durante 5 años; inició con un fármaco llamado Tamoxifeno pero por efectos secundarios cambió a uno similar llamado Aromasin.

Como gastroenteróloga tuvo la difícil tarea de diagnosticar a dos de sus familiares con cáncer de colon: a su hermano y a un tío. Los acompañó en el proceso de terapias para motivarlos anímicamente asegurando que si ella logró superarlo, ellos también podrían.

Sin embargo, el reciente desabastecimiento de medicinas e insumos médicos la colocaron en una situación complicada: “¿Cómo puedo ayudar a mis pacientes si yo sé que no hay drogas para tratarlos?”.

Desde noviembre de 2015 la Farmacia de Altos Costos del estado presentó fallas con estos medicamentos y la doctora aseguró que existen por lo menos 4 mil mujeres con cáncer de mama dependientes de esos fármacos.

Aseveró que: “Me han ofrecido comprar los medicamentos en Maicao y Cúcuta a 300 dólares, pero no cuento con los recursos suficientes para costearlos porque soy madre soltera y mantengo a mi mamá que tiene 80 años”.

Enfatizó con indignación que lleva 30 años pagando el Seguro Social y ahora que el país vive una crisis que ha afectado tanto al sector de la salud, el IVSS no responde por los pacientes. “No podemos esperar tanto tiempo, un mes para nosotros en perder todo el proceso del bloqueo hormonal, si no tenemos medicamentos no tenemos vida”, finalizó Morillo.