• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Muerden cerros de la Rinconada para construir el Parque Hugo Chávez

A la comunidad le preocupa la instalación de un terminal de pasajeros en La Rinconada | FOTO ALEXANDRA BLANCO

A la comunidad le preocupa la instalación de un terminal de pasajeros en La Rinconada | FOTO ALEXANDRA BLANCO

Comenzó el movimiento de tierra donde edificarán el estadio de beisbol. Especialistas recomiendan hacer un inventario de los árboles talados e identificar dónde pueden ser replantados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como hormigas: una hilera de camiones sube y baja aplanando la montaña detrás del Poliedro. Su faena se distingue desde que se ingresa a La Rinconada, un manchón marrón en la colina delata la construcción del que será el estadio de béisbol con capacidad para 35.000 espectadores.

“Esas son las obras del Parque Hugo Chávez”, aseguró Willie Romero, al señalar la montaña. Romero es el fiscal de las rutas de transporte que se toman en el sitio. “Hemos participado en varias asambleas, en las que nos han presentado el proyecto. Nos van a reubicar en 2016, pero aún no sabemos a dónde nos mudarán”, agregó.

Las caballerizas del hipódromo resultaron afectadas. Será necesario mudar varias de ellas para edificar el estadio Metropolitano de Fútbol, al que podrán asistir 55.000 fanáticos. “Los trabajos de las nuevas cuadras se están haciendo. Van a construir 3. Dos están cerca de la Escuela de Planificación y la otra hacia el Mercado de Coche”, dijo José Manuel Cárdenas, secretario de reclamos del Sindicato Bolivariano de Caballerizas. Los nuevos establos tendrán 55 puestos cada uno, lo que implicará el traslado de 165 a 170 caballos. “Como gremio, no estamos en contra de la construcción del parque ni de la universidad, pero si necesitábamos que se nos garantizaran las caballerizas porque de lo contrario estaría en peligro el sustento de 300 familias. Creemos que el parque nos beneficiará porque está planteado incorporar luces a la pista, lo que permitirá hacer carreras nocturnas”, afirmó Cárdenas.

En la Federación Deportiva de la Fuerza Armada también hay movimiento. Está en proceso la demolición de algunas instalaciones para fabricar tres nuevos estadios –uno de ellos será para Criollitos de Venezuela–. La construcción de estos estadios y el de fútbol es responsabilidad de Zago Maquinarias, C.A.

La entrada de La Rinconada fue remozada. Se recuperó la plaza del Museo Alejandro Otero, se hicieron nuevas caminerías y recuperaron las obras de arte.

Los trabajos donde estará el estadio de beisbol comenzaron hace cinco meses. Un empleado de las obras que prefirió el anonimato aseguró que en ese período han pasado tres contratistas por el sitio, y no fue sino hasta hace mes y medio que comenzó el movimiento de tierra en forma con la llegada de la última compañía.

Producción desigual. A finales del año pasado se creó la Fundación Parque Hugo Chávez para dirigir el proyecto, cuyo diseño estuvo en manos del arquitecto británico Richard Rogers e implica el desarrollo de más de 200 hectáreas de terreno.

Vicente Rosa, director del Colegio de Arquitectos, lamentó que el gremio no hubiese sido convocado a las mesas de trabajo sobre las obras: “Hay más de 28.000 arquitectos venezolanos que pudieron haber hecho sus aportes. Estuvimos esperando que se diera un concurso y no fue así”. Rosa indicó que cuando se producen obras de envergadura que generan un impacto ambiental, lo más recomendable es hacer un inventario de los tipos de árboles que serán afectados, seleccionar las especies e identificar dónde pueden ser replantados.

El Observatorio Ambiental Venezolano manifestó su inquietud sobre las afectaciones que pudiese producir la construcción del parque en la Dirección de Defensa Integral del Ambiente del Ministerio Público. Cristina Vaamonde, directora de la organización, afirmó que en el lugar donde ocurre el movimiento de tierra había árboles de larga data, que proporcionaban una cuota de oxígeno importante a la ciudad. “No hay un estudio de impacto ambiental conocido, como en muchas otras obras. Lo ideal sería que si se van a trasplantar esto sea del conocimiento público a través de un plan que debe ser sometido a consulta”. Vaamonde indicó que por más que se organicen jornadas de reforestación difícilmente las nuevas especies igualen la producción de oxígeno de sus predecesores.

Las obras que se llevan a cabo en La Rinconada además significaron la paralización de una casa de cultivo impulsada por la comisión de ambiente del consejo comunal Vencedores Socialistas Cacique Tiuna. Jesús Lugo, miembro de la organización vecinal, aseguró que a través de la Misión Árbol impulsarán las jornadas de reforestación.

Preocupación. La comunidad de Cacique Tiuna está a escasos metros de la construcción. Son espectadores silenciosos que han preferido mantenerse al margen de lo que ocurre. Isabel García asegura que están contentos con la ejecución de la obra: “La principal preocupación que han manifestado los vecinos es que muden el terminal de pasajeros para acá”. 


La comunidad pide una escuela
El último censo realizado en Cacique Tiuna reveló que hay 665 personas con discapacidad viviendo en el urbanismo. Ellos y habitantes de La Vega, 23 de Enero, Coche, El Valle y Valles del Tuy cuentan con cuatro aulas prestadas en la escuela del sector, por lo que la comunidad solicita que se construya la Escuela de Educación Especial Estrellas y Luceros como parte de las obras del Parque Hugo Chávez.

“Hay 160 niños, distribuidos en 4 aulas, ven clases en un estado de hacinamiento. Hay una deuda con la población especial”, aseguró María Mayorga, habitante del urbanismo y madre de un joven con retardo mental severo. La propuesta de la comunidad ha sido llevada a distintas instancias estatales, incluyendo la Alcaldía de Libertador, que es quien promovió el desarrollo del parque.

Mayorga explicó que el proyecto iría desde el maternal hasta los talleres laborales.

Otra propuesta hizo Oneida Hernández, quien ha vivido por 6 años en Cacique Tiuna: “Esperamos que se construya una iglesia católica. Cuando nosotros llegamos a vivir aquí, el templo aparecía en las pancartas, pero no se ha podido hacer”.

Para Vicente Rosa, director del Colegio de Arquitectos, una obra de envergadura como el parque debe considerar el entorno que la circunda, lo que incluye transporte, bienes y servicios, alojamiento y estacionamientos. “Quienes vayan al parque no sólo deberían ir a disfrutar del juego, se debe hacer vida en el sitio. Lo lógico es mejorar la calidad de vida del sector”.