• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Monseñor Padrón a favor de dar la eucaristía a los divorciados

Monseñor Padrón precisó que en general hubo acuerdo en considerar que una unión entre homosexuales no puede ser equiparable al matrimonio cristiano / Foto Archivo-José Pacheco

Monseñor Padrón precisó que en general hubo acuerdo en considerar que una unión entre homosexuales no puede ser equiparable al matrimonio cristiano / Foto Archivo-José Pacheco

El tema fue uno de los que causó más polémica en el Sínodo clausurado el domingo pasado en el Vaticano 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, Diego Padrón, se mostró este miércoles partidario de que la Iglesia Católica dé la eucaristía a personas divorciadas.

"Los tiempos han cambiado y las familias tienen otros desafíos. Muchas familias de personas divorciadas que se han vuelto a casar tienen un gran sufrimiento y los sacramentos están para ayudar a quien lo necesite", afirmó Padrón en Madrid, en un encuentro con varios periodistas.

Monseñor Padrón resaltó que ese tema fue uno de los que causó más polémica en el Sínodo clausurado el domingo pasado en el Vaticano. Aproximadamente 180 obispos de todo el mundo trataron los desafíos de la familia católica.

Precisó que en general hubo acuerdo en considerar que una unión entre homosexuales no puede ser equiparable al matrimonio cristiano y que una gran parte de los obispos se mostró dispuesto a que los divorciados puedan recibir el sacramento de la eucaristía. "Esas tensiones y polémicas en algunos temas reflejan perfectamente el conjunto de visiones que hay dentro de la Iglesia", dijo.

El arzobispo de Cumaná destacó que las dos semanas de encuentros se desarrollaron en un clima de "total libertad de expresión". Todas las personas presentes dieron sus opiniones e incluso, al final de cada jornada había una hora para tratar cualquier tema, al margen de la agenda del Sínodo.

El líder de la Iglesia venezolana indicó que acudir al Vaticano con total libertad de expresión fue precisamente el único requisito que les exigió el papa Francisco, quien tuvo una actitud de escucha, ya que asistió a todas las sesiones pero sin intervenir.