• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ministra Melo negó ante la CIDH que exista crisis en el sector salud

El vicepresidente del organismo preguntó cómo se resolverá el abastecimiento de medicinas, pero no hubo respuesta sobre soluciones a corto plazo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por tercera vez la Comisión Interamericana de Derechos Humanos escuchó acerca de la crisis de salud que se vive en Venezuela. Esta vez los activistas defensores de derechos humanos y la ministra de Salud, Luisana Melo, tuvieron un careo en la audiencia pública del 158° período extraordinario de sesiones de la instancia, que se realizó en Chile, para argumentar o refutar si hay crisis humanitaria.

La Coalición por el Derecho a la Salud y la Vida, Provea, Funcamama y Cecodap, que participaron en el encuentro, argumentaron las razones por las que se debe admitir una crisis humanitaria en el país. Al otro lado del estrado la ministra Melo usó la mitad de su intervención para hablar de la disminución de la pobreza, acceso a la educación e indicadores de nutrición de la revolución. Al final habló de la graduación de médicos y aseguró que en el área de la salud se invirtieron 26 millardos de dólares. Lo único que admitió es que no había todas las presentaciones comerciales de fármacos.

El comisionado peruano, Francisco Eguiguren, primer vicepresidente de la CIDH, partió de la existencia real de una crisis como premisa para formular su pregunta y aclaró que la declaratoria de Emergencia Económica incide en la importación de medicinas.

"¿Cómo a través de ese Decreto de Emergencia Económica y de estado de excepción se piensa aplicar algún tipo de medidas y soluciones frente a este agudo problema de desabastecimiento? Sabemos que hay problemas para la importación y esa es la causa. ¿Qué tipo de medidas se tomarán, más allá de una declaratoria de emergencia humanitaria? Ya hay una emergencia económica en materia de salud".

Luego la segunda vicepresidente de la CIDH, Margarette May Macaulay, preguntó sobre la salud de las mujeres y el acceso a los anticonceptivos.

Los activistas tomaron la palabra para hacer seis recomendaciones, entre las cuales destacaron la atención de los focos de corrupción y las denuncias que ha hecho la Contraloría General de la República sobre las debilidades en el control administrativo. Insistieron en pedir cooperación internacional.

La ministra preguntó a sus acompañantes si se tenía a la mano la cifra de dinero invertido para activar la producción en el ámbito privado y público, pero no se mostró ante la comisión. Nombró 8.000 unidades de inmunoglobulina que Quimbiotec produjo desde febrero (aunque en el pasado la empresa estatal producía 2.000 unidades semanales)  y la reactivación a futuro de las otras plantas de vacunas, soluciones, acetaminofén y fenobarbital que estaría lista en el segundo semestre del año. Negó que hubiese desabastecimiento de anticonceptivos y aseguró que el acceso a medicinas a enfermedades crónicas estaba asegurado. La CIDH no preguntó más.

DATO

26 millardos de dólares se invirtió en salud, aseguró la ministra Melo, pero las ONG venezolanas que acudieron ante la CIDH consignaron un informe en el que denuncian que en el país se dejó de trabajar con inventarios de medicinas de 8 a 12 meses para pasar a inventarios  "más ajustados" de 3 meses con marcas poco conocidas para bajar costos.